Despliega el menú
Deportes

Obligados a reaccionar

Con una sola victoria en las seis primeras jornadas, el CAI necesita rectificar su trayectoria con prontitud. Hoy visita al Herbalife, que está invicto en su feudo.

El entrenador del CAI Zaragoza, Joaquín Ruiz Lorente, junto al base Tomás Bellas ayer en la estación Delicias.
El entrenador del CAI Zaragoza, Joaquín Ruiz Lorente, junto al base Tomás Bellas ayer en la estación Delicias. josé miguel marco
josé miguel marco

Urge reaccionar. El CAI Zaragoza se halla en una situación inquietante, de máximo riesgo, tras haber experimentado una importante involución en las últimas semanas. Sus desequilibrios se acentuaron ante el Andorra y el Charleroi, sus dos compromisos más recientes, donde los aragoneses no alcanzaron la altura requerida para competir. En la Liga Endesa, el cuadro zaragozano presenta una balance desalentador: transcurridas seis jornadas, contabiliza una única victoria, lo que compromete drásticamente su participación en la Copa del Rey. Sin embargo, hoy no parece la oportunidad más propicia para iniciar el despegue. Al contrario, el CAI visita al Herbalife Gran Canaria (13.00, Movistar+), un sólido aspirante a los puestos de ‘play off’ que, de momento, ha conquistado el triunfo en sus siete actuaciones como local. En el torneo doméstico, los de Aíto García Reneses se han impuesto al Gipuzkoa Basket, al Baloncesto Sevilla y al Manresa; y en la Eurocup, los isleños han superado al Ludwigsburg, al Le Mans, al Brindisi y al Reggio Emilia. El escenario y el rival intimidan de manera considerable, más aún en el estado anímico actual de los aragoneses.

La semana ha resultado especialmente adversa para el CAI Zaragoza. Y justo cuando aguardaban, a priori, dos partidos de muy buen pronóstico para los aragoneses. El conjunto de Ruiz Lorente perdió en casa frente al Andorra, un rival menor; e hizo lo propio con el Charleroi belga, en la competición continental, con 31 puntos encajados en los 10 primeros minutos de la contienda y una imagen desalentadora.

Más allá del resultado, importan también el decoro deportivo, la honra, la imagen. En este sentido, el CAI ha emitido señales muy negativas en sus dos últimos encuentros; y está obligado a restaurar su dañado prestigio con inmediatez. Necesita competir, solventar sus dudas, retomar por fin el camino correcto. De lo contrario, el club adoptará medidas drásticas, tal y como anunció el pasado viernes el presidente de la entidad, Reynaldo Benito, quien exigió "un cambio radical e inmediato" en el rendimiento de los zaragozanos. Las últimas actuaciones han abierto el debate sobre la figura del entrenador, Joaquín Ruiz Lorente, quien se jugará su continuidad en los dos próximos encuentros de la Liga Endesa.

En cualquier caso, las advertencias del presidente también abarcan a la plantilla, obligada a dar un paso al frente y a exhibir su verdadera dimensión. El comportamiento de algunos jugadores, su indolente actitud, ha generado una importante inquietud en la entidad zaragozana, que solicita una mayor implicación en todos los órdenes del juego. En la actualidad, el CAI es un bloque indeciso, sin confianza, sin argumentos y sin fe. Si la plantilla no reacciona, el club está dispuesto a dar salida a alguno de sus jugadores.Un bloque estructurado

Se trata de un examen de altura. El Herbalife Gran Canaria, actual subcampeón de la Eurocup, cuenta con grandes recursos en todas sus líneas. Es un conjunto sólido atrás, intenso y perseverante, que presenta la mejor defensa de toda la competición: apenas encaja 65,5 puntos de media por duelo. Además, aplica un ritmo trepidante durante los 40 minutos, posee una importante amenaza desde el triple y anota con suma facilidad (79,33 tantos por partido). También es el conjunto que más capturas contabiliza, con 38,33 rebotes por encuentro. Guarismos intimidantes. Pero el CAI, con sus altibajos, con sus desconexiones, con sus caras opuestas, está obligado a competir hoy en Las Palmas.

Etiquetas
Comentarios