Despliega el menú
Deportes

Castigo injusto para el Huesca

Las decisiones arbitrales, con una expulsión y un penalti, acabaron desnivelando el partido a favor del Real Oviedo.Los oscenses merecieron al menos el empate.

El colegiado De la Fuente Ramos muestra la tarjeta roja directa a un incrédulo Íñigo López tras una pugna con Esteban –en el suelo–.
El colegiado De la Fuente Ramos muestra la tarjeta roja directa a un incrédulo Íñigo López tras una pugna con Esteban –en el suelo–. Carlos Pascual
Carlos Pascual

La monumental pitada que se llevó el árbitro vallisoletano Oliver De la Fuente Ramos al final del encuentro fue la más viva expresión del tremendo enfado de la grada de El Alcoraz por la inmerecida victoria que se llevó ayer el Real Oviedo. La injusta expulsión en el 65 del central azulgrana Íñigo López en una disputa con el veterano portero Esteban, y el postrero penalti inexistente pitado en el 88 al otro central oscense, Carlos David, en una pugna legal con el exazulgrana Linares desniveló la balanza a favor de los carbayones, que hasta ese instante habían merecido, como mucho, un empate.

Las caras de los jugadores de la SD Huesca reflejaban la impotencia que sentían por ver cómo se les había escapado al menos un punto después de un encuentro muy disputado y feo por el viento. Y es que los ovetenses, pese a su potente plantilla confeccionada a golpe de talonario y con sueños de Primera División, no pudieron trasladar al juego la superioridad numérica que disfrutaron durante más de 25 minutos.

Como ya había anunciado, Tevenet presentó la alineación "más natural" para suplir las cinco bajas que tenía por sanción (Manolo, Mérida y Ramírez) y lesión (Leo Franco y Moya). Óscar Whalley ocupó la portería por cuarta vez en esta temporada y cuajó una gran actuación con paradas de mérito que evitaron que el Oviedo se adelantara en la primera parte y que el marcador fuera más abultado en el alocado final, donde Toché tuvo dos claras ocasiones con el Huesca ya totalmente volcado en el área rival.

Ros y Bambock formaron pareja de nuevo en el centro del campo y lo cierto es que, al igual que ya habían hecho en Copa ante el Mallorca, aportaron equilibrio al equipo, que pocas veces se descompensó. La falta de rodaje, no obstante, hizo que perdieran algunos balones favoreciendo las contras del Oviedo, que no fue tal letal como se presumía teniendo en cuenta que es el segundo máximo goleador de la categoría.

Tevenet apostó en punta de ataque por la velocidad de Luis Fernández y lo cierto es que el gallego estuvo más combativo que en otras ocasiones, aunque sigue sin suerte de cara a gol. Un paso detrás de él estaba Camacho, que por momentos aportó claridad y oxígeno con sus centros en largo a los extremos, ocupados esta vez por Machis y José Gaspar.

En la primera parte, ambos equipos se repartieron las ocasiones aunque la más clara fue del Oviedo en el 19 con un remate del exazulgrana Linares –que tuvo un mal gesto con la grada al ser sustituido– que atajó Whalley con una estirada casi imposible. En los oscenses, el peligro lo llevaban los remates desde fuera del área de Machis y Luis Fernández y las jugadas a balón parado.

En la segunda parte, el Huesca, pese a tener el aire en contra, sufrió menos de los esperado y de hecho las mejores oportunidades fueron suyas con un disparo de Machis desde la frontal y un centro al área del venezolano que cortó providencialmente a córner la zaga ovetense. Gaspar lo sacó muy cerrado y Esteban e Íñigo López lucharon en el salto y en la caída. Se apartaron el uno al otro con la pierna y el árbitro, sorprendentemente, corrió a expulsar al central oscense.

Tevenet se vio obligado a repleglar velas sacando como central a Jesús Valentín, que debutaba en liga, por Luis Fernández, y fiando todas las opciones de ataque a la velocidad de Darwin Machis, que en el 83 robó un balón y cabalgó hasta el área de Esteban, se plantó solo delante del portero pero cuando la grada ya cantaba gol, le adivinó el regate. Tres minutos después, el árbitro regaló el polémico penalti al Oviedo y Néstor Susaeta no perdonó.

SD Huesca: Whalley, Aythami, Carlos David, Íñigo López, Morillas, Bambock (Mainz, 89), Íñigo Ros, Machis, Gaspar (Tyronne, 84), Camacho y Luis Fernández (Jesús Valentín, 68).

Real Oviedo: Esteban, Dieghi, David Fernández, Borja Gómez, Carlos Peña, Jon Erice, Jonathan Vila (Hervías, 64), Susaeta, Borja Valle, Koné (Héctor Font, 81) y Linares (Toché, 75).

Goles: 0-1, min. 88: Susaeta, de penalti.

Árbitro: Oliver De la Fuente Ramos (Colegio Castellano-leonés). Mostró tarjeta amarilla a Jonathan Vila por los visitantes, y a Bambock, Luis Fernández, Iñigo Ros, Carlos David, Machis y Camacho por los visitantes. Expulsó con roja directa a Íñigo López en el minuto 67.

Incidencias: Partido de la decimocuarta jornada de liga de Segunda División disputado en el estadio de El Alcoraz ante unos 2.800 espectadores. Antes del inicio del encuentro, se guardó un minuto de silencio en memoria de las víctimas del atentado en París.

Etiquetas
Comentarios