Despliega el menú
Deportes

Bono: "No trabajo para lograr metas personales, sino para poner al club en Primera"

El portero titular del Real Zaragoza vuelve al equipo tras vivir una nueva cita con Marruecos. Lo hace a solo 52 minutos de batir el récord histórico de imbatibilidad

Bono, ayer en el entrenamiento del Real Zaragoza.
Bono, ayer en el entrenamiento del Real Zaragoza. elena muñoz
elena muñoz

-Acaba de regresar de su tercer viaje con Marruecos en lo que va de liga. Esta vez, de turismo total porque no ha jugado ni un minuto. Su seleccionador tiene al numantino Munir como titular.

-Así es. Es complicado ir con tu selección y volver sin jugar después de dos partidos. Pero hay que respetar la decisión del entrenador. Me he limitado a trabajar y guardar la forma que tengo en mi club.

-Se supone que Ezaki Badou, el seleccionador marroquí, es consciente de que usted está en un estado excepcional de forma, al borde de un récord histórico en el Zaragoza y es el menos batido de la Segunda española.

-Sí, pero Munir venía siendo el titular con la selección y lo ha hecho correctamente. Y el míster ha decidido no cambiar en esta eliminatoria contra Guinea Ecuatorial. Así que no me queda más remedio que esperar y seguir peleando el puesto.

-El lado bueno de esta decepción es que, al no jugar, no se ha expuesto a ninguna lesión. Ha regresado entero.

-Eso es así, claro. Únicamente me despistan algo los viajes, que son muy pesados. Volé primero a Casablanca. Después, para el partido de vuelta, viajamos a la ciudad guineana de Bata. Más tarde, el regreso a Zaragoza vía Marruecos y Madrid. Además, cambias de comida, de entorno... Después de 10 días de alteración de la rutina, me cuesta algo reengancharme. Nos pasa a todos. No es fácil.

-¿Vio el partido del Valladolid? ¿Cómo lo siguió?

-En Guinea teníamos muy mala conexión. Además, era el día de nuestro partido y no tuve tiempo de vivirlo en directo de ninguna manera, ni por internet. Me enteré del resultado al final del día. He visto el vídeo al venir aquí.

-Habrá observado la rareza de los dos goles encajados.

-Sí, fue todo extrañísimo, justo en los dos primeros minutos de cada parte. Un error propio y otro del árbitro. No cabe más desgracia en un mismo partido. Supongo que ya no nos sucederá algo así en mucho tiempo. Es algo muy anormal.

-No está teniendo suerte su compañero Manu Herrera. Cuando le toca salir, que es por ahora en sus ausencias por la selección, siempre acaba encajando los goles que a usted no le meten.

-No reparo en estos detalles. Pero el fútbol tiene a veces estas cosas, estas casualidades. Es cuestión de rachas, de acciones de buena o mala fortuna que unas veces sonríen a uno y otras a otro. Recuerde lo que me pasó a mí el año pasado en mi debut. Me estreno en Las Palmas y me meten cinco. ¡Qué vas a hacer! Los porteros tenemos que estar preparados para todo esto.

-Cada vez que Vallejo y usted vuelven de las selecciones surge la misma queja. Parece inadecuado que la Segunda División española no se pare en las fechas FIFA. Son muchos los jugadores como ustedes que dejan debilitados a sus clubes.

-Si la Segunda española parase, ganaría en seriedad y en prestigio internacional. Sería una manera de autovalorarse. Desde el exterior, una liga que se detiene en estos parones por las selecciones se aprecia como algo importante, de alto nivel. Si no lo hace, parece algo menor. Pierde seriedad.No pasaría nada por jugar jornadas entre semana, como los de Primera, para no acabar muy tarde.

-Marruecos ha eliminado a Guinea Ecuatorial, así que en marzo volverá a marcharse usted. Y en junio, como el año pasado.

-Sí. Ahora viene ya la fase de grupos para el Mundial 2018. Aún no se ha sorteado. Será un grupo de cuatro y el campeón irá a Rusia. Nosotros no somos cabezas de serie, así que nos tocará algún rival potente con seguridad. De todos modos, los partidos de marzo son de la Copa de África, contra Cabo Verde. Se nos juntan las dos competiciones.

-Está llegando el momento del récord. Quedan solo 52 minutos para que usted pueda batir la marca histórica de Manolo Villanova en 1973: 654 minutos sin encajar un gol. Si llega, será este domingo en Alcorcón.

-Yo tengo una premisa: prefiero encajar goles y ganar un partido que mantener la portería a cero y solo empatar. No trabajo para lograr récords personales. Lo hago, como todos los demás compañeros, para poner al club en lo más alto, en Primera. Si este récord llega, lo hace de modo natural. Y será bien venido, claro está.

-¿Este asunto termina por taladrarle a uno el cerebro? ¿Hubiese preferido recibir un tanto en cualquier victoria anterior y dejar de lado este runrún? ¿O lo lleva bien?

-A ver. Lograr un récord así siempre es algo bonito. Se trata de un momento que puede quedar en la historia del club por muchos años, como la que está vigente de Villanova desde hace más de 40. Siempre está bien, es positivo. Pero es evidente que, cuando está a punto de llegar el momento, el asunto revolotea por tu cabeza inevitablemente y molesta un poco. Yo procuro abstraerme del tema porque no es lo principal.

-Vaya, que está deseando en cierto modo que todo acabe.

-Son experiencias que, aunque no quieras, están de manera involuntaria en tu mente. Ya me sucedió el año pasado en aquella racha que se truncó en Vitoria. Ya se hablaba de este mismo récord, aunque faltaba mucho más tiempo para alcanzarlo. Ahora se repite. Ya veremos lo que pasa. Si llega, magnífico. Pero ojalá me dejaran firmar ahora por una victoria 2-3 sin que yo no lograse ese récord. Lo haría bien a gusto.

-Santo Domingo es un estadio peculiar. Pequeño, con la gente detrás, difícil para un portero.

-Sí, cambia un poco. Las referencias no son las de un gran estadio como el nuestro, o el de Mallorca, o Tenerife, o Pamplona... Han de pasar unos minutos hasta que coges bien el sitio. Hay varios campos así. Nos adaptaremos de inmediato. Y ganaremos, como el año pasado.

Etiquetas
Comentarios