Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

"Ha representado a Zaragoza mejor que nadie"

El baloncesto zaragozano llora la muerte del técnico. Desde Zeravica a Fernando Arcega, destacan la grandeza de Abós

Sito Alonso y José Luis Abós, dos técnicos aragoneses en la cresta de la ola de la ACB.
"Ha representado a Zaragoza mejor que nadie"
CAI Zaragoza

La noticia del fallecimiento de José Luis Abós supuso un durísimo golpe para el mundo del deporte aragonés y español. El técnico zaragozano se había ganado a pulso admiración y amistad a raudales. 

"El CAI es más que un club, una gran familia en la que José Luis era un elemento esencial. Estamos muy tristes", resumió Reynaldo Benito, presidente del club

"La pena nos inunda. Es terrible la pérdida de una persona joven y dinámica", confesó Fernando Arcega. El exinternacional recordó la historia personal que les unía: "Conocí a Pepelu en un torneo que organizaba La Salle y a partir de ahí coincidimos en Helios júnior, donde cimentamos nuestra amistad. Era un hombre entrañable. Con eso me quedo".

Casi sin palabras y hundido se mostraba anoche desde su domicilio el legendario Ranko Zeravica. "Lo siento mucho. Gracias, no puedo decir más", balbuceaba.

José Luis Rubio, arquitecto del primer CAI en el que Abós fue un actor más, reconoció el varapalo anímico: "Siempre fue un entrenador modélico. Fue un acierto que Reynaldo Benito le encomendara las riendas del equipo. Una muerte así te cambia el planteamiento de la vida".

Igualmente golpeado estaba Sito Alonso, otro técnico aragonés en la cresta de la ola de la ACB. "Es durísimo. Se ha marchado una persona que se ha dedicado siempre a su profesión. Tuvo que salir fuera para demostrar su valía. Ha sido el único entrenador zaragozano que ha triunfado en casa. Nos ha dado una lección llevando al club a Europa. Ha representado a la ciudad mejor que nadie", compartió el actual preparador del Bilbao Basket. 

El histórico Jorge Guillén, pionero y olímpico aragonés, prolongaba el dolor: "Siento una gran admiración por José Luis. Siempre estará en el recuerdo de todos los jugadores de baloncesto".

Benito Doblado, que trabajó junto a Abós, tampoco podía disimular su pesar: "Es un momento muy duro. Es un entrenador que estaba en su apogeo. Estaba recogiendo los frutos sembrados en su dura carrera deportiva, en la que nadie le regaló nada". 

Pilar Valero, una institución en el baloncesto femenino aragonés, no encontraba consuelo: "Me he quedado helada, con los pelos de punta. Es increíble. No puede ser cierto. Era una persona cercana y rocera, nada pretenciosa pese a sus éxitos".

Etiquetas