Despliega el menú
Deportes

El grupo mexicano solicita una rebaja en el precio de la venta

Esta opción, atascada desde hace un mes en Hacienda, presenta una nueva dificultad para su viabilidad

Los futbolistas siguen pendientes de la solución institucional y económica del Real Zaragoza.
El grupo mexicano solicita una rebaja en el precio de la venta
Guillermo Mestre

Madrid fue el escenario ayer de los nuevos episodios del serial en el que, desde hace ya casi dos meses, se ha convertido la venta y supervivencia del Real Zaragoza. En la capital de España se reunió ayer Javier Lasheras –cabeza visible de los actuales accionistas– con el grupo mexicano con el que tiene un acuerdo para el traspaso del 80% de las acciones de la SAD aragonesa. La principal novedad de esas gestiones es el cambio de postura de los inversores aztecas. 

La idea inicial era que se subrogaran al contrato de compraventa sellado entre Agapito Iglesias y los actuales propietarios a principios de junio. Esto suponía un mero trámite notarial y bancario, respetaba cantidades, plazos de pago, obligaciones y compromisos de los compradores, así como el resto del clausulado. Es decir, el grupo mexicano asumía el precio de los 9,8 millones de la operación y sus fórmulas de pago a 10 años, unas cantidades y un calendario sobre los que ya hizo en su día un requerimiento el juez Francisco Picazo, encargado de uno de los casos judiciales de Plaza por el que Agapito Iglesias había depositado en fianza la acciones del Real Zaragoza.

Sin embargo, ayer el panorama de la operación sufrió un cambio. Los inversores mexicanos encabezados por el empresario Luis Manuel Lobato Blanco, ya no aceptan ese procedimiento y prefieren renegociar la cantidad de la transacción.

 Desean una revisión a la baja de esos 9,8 millones de euros. La causa de esta modificación de pareceres cabe encontrarla en las variaciones en el marco general del trato. El grupo azteca se había comprometido con los accionistas mayoritarios a acceder al capital social del Real Zaragoza siempre y cuando se aprobara un nuevo convenio para aplazar la deuda tributaria. La falta de ese acuerdo con Hacienda ha replanteado las coordenadas. Los inversores mexicanos están dispuestos a entrar en el club desembolsando los 2,6 millones del corriente que liberarían al Real Zaragoza de las cargas que ahora impiden su inscripción en el fútbol profesional español para disputar la temporada 2014-2015. 

De ese modo, deberían renegociar a corto plazo, a partir del 16 de septiembre, el pago de unos 18 millones de euros de deuda fiscal. Esto ha sido interpretado por los inversores mexicanos como una elevación de los riesgos económicos de la operación que ahora desean compensar con una rebaja del precio de 9,8 millones. 

A esa cantidad, deben añadirse los 8 millones que el Zaragoza necesita para aliviar su crisis de tesorería y afrontar todos los pagos pendientes. La Fundación Zaragoza 2032

Mientras, siguen a la espera de la evolución de los hechos las otras vías de solución a la grave realidad del Real Zaragoza. El Boletín Oficial de Aragón publicó ayer la constitución de la Fundación Zaragoza 2032 y su inscripción en el Registro de Fundaciones de la Comunidad Autónoma de Aragón. Este era el último trámite para que este proyecto quedase debidamente establecido. Liderada por César Alierta, presidente de Telefónica, la Fundación Zaragoza 2032 busca hacerse cargo de la mayoría accionarial del Real Zaragoza e implantar un proyecto para garantizar la viabilidad económica e institucional del club. 

El presidente de la Fundación Zaragoza 2032 es Christian Lapetra, hijo de Carlos Lapetra, delantero mítico de la historia del conjunto aragonés. En caso de que en los próximos días Agapito Iglesias acepte las condiciones para que esta vía prospere, Christian Lapetra se convertiría en el presidente del Real Zaragoza.

Etiquetas