Despliega el menú
Deportes

Coma: "Estaba con gripe y tenía que ir a 160 en la moto"

El campeón del Dakar en motos reconoce los malos momentos que ha vivido en la recién concluida edición del Rally Dakar.

Coma recibe el galardón de ganador del Dakar
Coma: "Estaba con gripe y tenía que ir a 160 en la moto"

Marc Coma finalizó la última etapa con otra cara. La sonrisa habitual reemplazó el semblante serio que el piloto mostró durante casi todo el Dakar.

El catalán acaba de ganar el Dakar en motos, el cuarto en su cuenta particular, un rally especialmente duro que se complicó más de lo esperado por la gripe y las anginas que atacaron a Coma durante media carrera.

En una entrevista con Efe, el campeón hace balance de un Dakar atípico que lo llevó al límite y en el que logró imponerse a la adversidad.

Pregunta: Llegaba a este Dakar después de perderse el de 2013 por una lesión en el hombro y no debe ser una situación nada fácil para alguien que se prepara todo el año para esta carrera. ¿Qué le vino a la cabeza cuando alcanzó la meta?

Respuesta: Aparecen muchas cosas porque he estado mucho tiempo preparando este Dakar. Venía de perderme el del año pasado, de la muerte de un compañero de equipo (el estadounidense Kurt Caselli, fallecido en noviembre pasado en un accidente), de tener un hijo que cada día hace cosas nuevas... se juntan muchas cosas. Después de convivir al límite tantos días con tanta presión, uno piensa en tantas cosas que es imposible de explicar.

P: Se le ha visto especialmente serio y preocupado en este Dakar. ¿Era por la fiebre y el malestar o había algún motivo más?

R: He estado enfermo y lo he pasado muy mal. Un Dakar genera mucha tensión, es una carrera en la que lo pasas mal. Si encima le añades una gripe, anginas, fiebre y antibióticos, y la responsabilidad de liderar un proyecto e ir primero en la carrera... Eran muchas cosas y el hecho de no sentirse bien es la clave para entender lo que me sucedía. Cuando tenía un momento lo aprovechaba para mí mismo, para intentar recuperar al máximo y que mi cuerpo se regenerara lo más rápido posible.

P: ¿Se había sentido antes tan cerca del límite de su resistencia física?

R: Afortunadamente venía con una gran preparación y el cuerpo ha ido respondiendo pese a estar enfermo. Lo que me daba miedo era cometer algún fallo debido a la presión y al estrés de mi situación.

Tampoco creo que sea dramático, pero algunas veces dejaba cosas en la autocaravana y a la media hora no recordaba dónde las había puesto. Estaba grogui y tenía que ir en moto a 160 kilómetros por hora y elegir la ruta por donde pasar. Esto me generaba una desazón importante.

P: A veces parece que la alegría de ganar un Dakar es muy efímera. Se celebra el día del triunfo pero al día siguiente ya se empieza a preparar el del año que viene.

R: Puede ser. Es mi cuarto Dakar y cada vez que gano trato de convencerme de que lo tengo que disfrutar más porque no se consigue todos los días. Han pasado tres años desde la última victoria, con una lesión grave de por medio, así que éste lo pienso disfrutar muchísimo.

P: En la caravana del rally se ha insistido mucho en que éste ha sido el Dakar más duro desde que llegó a Latinoamérica. Incluso Etienne Lavigne, director de la prueba, lo ha reconocido. ¿Cree que ha sido así?

R: Sin ninguna duda. Cuando nos tocaba una etapa con el recorrido distinto al de los coches ya temblábamos porque no sabíamos donde nos iban a meter. Algunos días ha sido una tortura.

P: Antes de empezar dijo que el rally estaba a las puertas de una nueva era con la llegada de los nuevos equipos de Yamaha y Honda. Al final ha ganado y en el podio le han acompañado Jordi Viladoms y Olivier Pain, dos pilotos relativamente modestos.

R: Ahora vemos el resultado final, pero Joan Barreda ha estado luchando toda la carrera e incluso fue líder al principio. Sigo creyendo que estamos en una nueva era, luego el resultado final cambiará más o menos, pero creo que se ve que algo es distinto. Con Yamaha y Honda hay un nuevo panorama.

P: Lo que sí es nuevo es ver a dos españoles ganar en motos y coches. Joan 'Nani' Roma ha ganado su primer Dakar sobre cuatro ruedas pero con la polémica sobre las órdenes de equipo. ¿Cómo ha visto el debate que se ha generado?

R: Me sabe mal que quieran deslegitimar la victoria de 'Nani', porque él ha ganado y las órdenes de equipo han existido toda la vida, aunque a la gente no le guste. Si en un momento dado se decidió que ganaba 'Nani' es porque el tío estaba delante y lideraba la carrera. Ha ganado la carrera con dos cojones y que la disfrute.

P: En el campamento del rally la vida puede llegar a volverse rutinaria. Correr por la mañana, comer, preparar el libro de ruta de la etapa siguiente e irse a dormir. Después de dos semanas así, ¿qué hará al llegar a casa?

R: Tengo ganas de ver a mi mujer, abrazar a mi hijo y disfrutar del día a día de casa. Lo que hace una persona normal, llevar al chaval al colegio y también descansar mucho.

Etiquetas