Despliega el menú
Deportes

Cicloturismo

Sabiñánigo recibió a los primeros héroes a las 11.00

Los primeros participantes de la Treparriscos han alcanzado la meta pasadas las 11.00 y superados los 85 kilómetros de recorrido por el valle de Broto.

Nuevas amistades en la Treparriscos
Sabiñánigo recibe a sus primeros héroes sobre ruedas
I.M.

La localidad oscense de Sabiñánigo celebra ha celebrado este sábado la cita más importante del cicloturismo europeo. La Quebrantahuesos y la Treparriscos han vuelto al Pirineo aragonés con récord de participación –más de 11.000 dorsales-, cielos despejados pese a las primeras lluvias de la mañana y sin problemas de organización.

La decisión de este año de cortar el tráfico rodado a lo largo del recorrido de la prueba es la principal novedad de la presente edición, que ha sido muy bien recibida por los participantes.

La línea de meta ha recibido desde las 11.15 a los primeros héroes sobre ruedas que han superado los 85 kilómetros de la Treparriscos por el valle de Broto. Aficionados llegados de todos los rincones del país como Erlantz, de origen vasco pero afincado en Fuerteventura: “Ha sido una prueba muy dura porque hemos intentado ir rápido”, ha explicado a su llegada tras dos horas y 36 minutos sobre la bicicleta.

Junto a él, David, que se ha desplazado hasta el Pirineo desde Alicante por segunda vez. “Nos hemos conocido durante la prueba. Es una de la cosas que más me gusta de esta carrera, el buen ambiente que hay, la gente que conoces”, ha comentado mientras recupera el aliento.

Para ellos y para el resto de participantes, la meta de Sabiñánigo supone un éxito personal de superación. “Entrenamos hasta cinco días a la semana desde enero, sacando tiempo al trabajo, a la familia… pero merece la pena”, ha reconocido Mikel Huerta, uno de los numerosos vecinos vascos que cuentan con un dorsal este año.

De hecho, la presente edición ha batido récords de asistencia de fuera de Aragón. Cataluña y País Vasco son las dos comunidades con mayor representación –más de 2.000 cada una-, mientras que el idioma francés es el más escuchado de los extranjeros.

“Venimos a apoyarle y a pasar unos días en el Pirineo. Siempre es un placer volver porque el paisaje de estas montañas es impresionante”, ha relatado la madrileña Carme S., que ha esperado en la línea de meta a su marido, que ha corrido la Quebrantahuesos. 

Etiquetas