Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

Un reto de 140 kilómetros

A la conquista del Moncayo

Los ultrafondistas Andrés Montalvo y Chema Belio arrancan este viernes, a partir de las 19.00, un reto en el que van a recorrer la distancia que une la plaza del Pilar con el imponente pico zaragozano.

Andrés Montalvo y Chema Belio, durante sus entrenamientos
A la conquista del Moncayo

La plaza del Pilar y el Moncayo. Dos símbolos de la provincia de Zaragoza sin apenas mucho más en común que su importancia icónica. Monumento arquitectónico y natural separados por unos 140 kilómetros de distancia que, durante las últimas horas del viernes y primeras del sábado, serán recorridos a pie por Andrés Montalvo y Chema Belio. Los dos ultrafondistas aragoneses se han propuesto completar este reto como parte de su preparación para la Ehunmilak, una 'ultratrail' de 168 kilómetros que se disputa en el País Vasco durante el mes de julio. Una exigente prueba que, como tal, precisa de un duro entrenamiento.

Sin duda, el del Equipo Aragón, como se llaman, lo es. Así lo explica Montalvo, quien reconoce una rutina consistente en recorrer entre 20 y 30 kilómetros por sesión durante cinco o seis días a la semana. “Hay modalidades que son más técnicas, que requieren de explosividad, pero el ultrafondo lo único que precisa es correr. Correr mucho. Se trata de realizar un gran volumen de entrenamiento que te permita ir ganando resistencia”, señala el atleta. Ahora, los dos compañeros pretenden colocar una guinda a su trabajo diario llegando hasta el cielo zaragozano.

Desde luego, será una empresa complicada. Más en esta época, en la que la climatología añade una pizca de dificultad a lo tortuoso del recorrido. Especialmente en su parte final. “La situación en el Moncayo es muy complicada. Hemos hablado con la gente del Parque y nos han dicho que está muy mal. Además las condiciones están empeorando porque para el sábado dan nieve por encima de 1.200 metros y estamos hablando de una cima situada a 2.300 metros”, relata Montalvo.La luz solar

Por ello, los dos aventureros realizarán la salida en la tarde del viernes. Con el objetivo de llegar a las faldas de la montaña acompañados por el sol. “El 40% del reto va a ser de noche, hasta llegar al santuario que ya será de día. Tenemos previsto que la ascensión sea lenta y dificultosa, por lo que queremos tener ese margen de luz solar para poder salir de allí si hubiera algún problema”, asegura Montalvo.

No obstante, el corredor asegura que van preparados para todo lo que se puedan encontrar. “Al ser una prueba en autosuficiencia, llevamos crampones para las zapatillas e incluso bastones para ayudarnos en la ascensión”, apunta. Y es que, en caso de encontrarse una gran nevada en la zona, solo avanzar se convertiría en una odisea. Algo para lo que Montalvo asegura que están mentalizados: “Nos tememos que la ascensión va a ser andando, haciendo trekking. Esto no desmerece el reto, ni mucho menos. A nuestro parecer lo hace todavía más épico el conseguir hacer cima en el Moncayo dadas las condiciones que tiene”.

En su desafío, Montalvo y Belio no quieren estar solos. Por ello, han citado a todos sus amigos y seguidores en el punto de salida, la plaza del Pilar, a las 19.00. Una iniciativa abierta a todos aquellos que quieran recorrer los primeros kilómetros junto a ellos. “Ha habido mucha gente que nos ha dicho que si podía venir con nosotros, pero claro, en este tipo de retos te tienes que garantizar que la gente tiene la preparación adecuada. Lo que se nos ha ocurrido ha sido abrir una convocatoria para aquellos que nos quieran acompañar durante la salida. Por ejemplo, hasta Utebo o así”, relata Montalvo. Después de ello llegará la noche y, tras ella, la conquista del Moncayo.

Etiquetas