Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

Motor

Esencia dinámica

Seat lanza la sexta generación del Ibiza Cupra, con un motor 1.4 TSI de 180 cv, asociado a una caja automática DSG de siete velocidades y una respuesta de chasis que lo hace digno heredero de una tradición deportiva que se remonta a 1996 y que refleja el espíritu más 'racing' de la casa.

Nuevo Seat Ibiza Cupra
Esencia dinámica

Ya está en la calle el nuevo Seat Ibiza Cupra, la creación con mayor deportividad del vehículo más carismático del fabricante español. Llega con un diseño imponente, con rasgos que dejan bien claro que bajo el capó se aloja un motor de gasolina de 180 cv y que su tren de rodaje aporta todas las sensaciones que se esperan de él.

Las prestaciones de la sexta versión del Ibiza Cupra son más que brillantes y mejoran las cifras alcanzadas por el modelo anterior: aceleración de 0 a 100 km/h en tan solo 6,9 segundos y una velocidad máxima de 228 km/h. En cuanto a consumos, también es excepcionalmente eficiente: el ponderado se sitúa en 5,9 l/100 km y las emisiones de CO2 en 139 g/km.

A primera vista, el diseño muestra su marcada condición atlética. En el nuevo frontal, la superficie más alargada de la parrilla y la entrada de aire inferior acentúan la anchura del vehículo e indican claramente sus cualidades 'sport'.

Asimismo, la forma sofisticada de los faros demuestra el interés de Seat por cuidar cada detalle. Su moderno estilismo es un sello característico del nuevo lenguaje de diseño del fabricante español y los faros se integran perfectamente en las proporciones esculturales del Ibiza. Las luces de circulación diurna con tecnología de leds recorren la forma de los faros para darles una identidad propia, al igual que los pilotos posteriores. La iluminación de los faros bixenón es técnicamente destacable y los faros antiniebla incluyen la función 'cornering'.

De perfil, destacan las líneas marcadas y las nítidas formas de las superficies, mientras que los hombros robustos, las llantas de 17 pulgadas y las ventanillas laterales tintadas de serie refuerzan su dinamismo. Otra de las características que llaman la atención son los espejos exteriores en color negro, que contrastan con la distintiva pintura de la carrocería.

Una potente zaga, con un paragolpes ancho que enmarca el difusor de gran tamaño en negro mate, presenta una salida del tubo de escape en forma trapezoidal. En el portón, se puede apreciar la serigrafía y el logo Cupra, identificativo de la gama más deportiva de Seat, justo debajo del símbolo de la marca que, como es habitual en los modelos de la compañía, actúa como mando de apertura del portón.

Interior

Toda la fuerza emocional del diseño exterior se repite en el interior, donde la percepción de calidad y la ejecución de los acabados demuestran la pasión del fabricante por los detalles. El puesto de conducción está claramente estructurado y presenta multitud de elementos deportivos de manejo muy fácil e intuitivo.

Todos los materiales de las piezas susceptibles a la manipulación han sido cuidadosamente elegidos para aumentar la calidad sensorial del coche.

En el nuevo y deportivo volante se encuentra el logotipo Cupra y las levas para el cambio DSG, que son de muy fácil accionamiento. Destacan las costuras en gris pálido e inserciones en negro brillante de los radios. Detrás, el cuadro de instrumentos es fácil de leer y su diseño deportivo es exclusivo del Ibiza tope de gama. 

Por otra parte, monta asientos deportivos con un diseño exclusivo (que se ofrecen, opcionalmente, con una atractiva tapicería en piel de dos colores), que son ergonómicos y sujetan bien.

Etiquetas