Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

Seguridad vial

A 60 km/H, el atropello es mortal de necesidad

Tanto la velocidad a la que se produce el atropello como el ángulo de impacto determinan el nivel de lesiones que se producen en las colisiones entre turismos y peatones.

Una peatón desprevenida.
A 60 km/H, el atropello es mortal de necesidad
CZ

El movimiento de un peatón tras ser atropellado y la localización de las lesiones sufridas dependen de distintos factores, como la velocidad de impacto, el tipo de vehículo, la rigidez y la forma de la parte delantera del vehículo, así como la edad, la altura del peatón atropellado y la posición relativa del mismo, respecto a la parte frontal del vehículo.

Centro Zaragoza (CZ) ha analizado la cinemática del cuerpo de un peatón al ser atropellado por un determinado vehículo y, tras ello, ha realizado un informe en el que señala que en este tipo de accidente se pueden distinguir las siguientes fases: de choque o contacto, de desequilibrio o pivotación, de semivolteo o volteo, de proyección o caída y de arrastre.

Es obvio que el exceso de velocidad no solamente aumenta el número de accidentes sino que también hace que estos sean más graves. Centro Zaragoza recuerda que si se tiene en cuenta que la energía cinética que lleva un vehículo, cuando atropella a un peatón, se transforma en energía potencial aplicada a las distintas partes de este; y que esta es directamente proporcional a la masa del vehículo y al cuadrado de la velocidad, se puede comprobar que la velocidad influye más que el peso del vehículo en la gravedad de las lesiones del atropellado.

Tanto la velocidad a la que se produce el atropello como el ángulo de impacto determinan el nivel de lesiones que se producen en las colisiones entre turismos y peatones.

La posibilidad de que un peatón pierda la vida en un atropello depende, entre otros aspectos, de la velocidad del vehículo contra el que impacta. Según distintos estudios, a 20 km/h, el 4% de los atropellos son mortales; este porcentaje se eleva al 9%, a 30; y a un 25%, a los 40. A 50 km/h, el porcentaje de perder la vida es de un 83% y a 60 es casi del 100%.

Por otro lado, Centro Zaragoza señala que para velocidades superiores a 60 km/h se produciría un volteo del peatón atropellado por encima del techo del vehículo, quedando finalmente el peatón por detrás del coche, en lugar de por delante.

Etiquetas