Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

PIRAGÜISMO

España debuta con Cal

España inicia este lunes la participación en piragüismo en los Juegos Olímpicos de Pekín con la presencia del campeón olímpico y mundial David Cal, que anunció su objetivo de alcanzar dos medallas de oro, en C-1 y C-2, y del K-4 de Beatriz Manchón, Jana Smidakova, Sonia Molanes y Teresa Portela, en busca del primer podio olímpico femenino del equipo nacional.

El gallego David Cal, el abanderado español en la ceremonia de inauguración, celebró a primera hora de esta tarde su último entrenamiento en el Parque Olímpico de Remo y Piragüismo de Shunyi. Hubo lluvia durante algunos momentos de esta jornada y una pista con agua 'blanda', como aluden los palistas a las sensaciones que perciben al remar en un campo de regatas donde parece que la pala 'engancha' mal el agua.

Cal pasó sin problemas el control de embarcación, se entrenó y el lunes podrá, durante la sesión matinal, probar el control de salida, a la espera de su debut olímpico, a las 16:20, hora local -10:20 horas, en España- en la tercera eliminatoria.

Será el primer duelo con su máximo adversario, el alemán Andreas Dittmer, en una carrera en la que sólo el primer clasificado obtiene el paso a final directa, mientras que el resto tendrán que disputar la semifinal.

Aunque la dirección del viento -con mayor influencia en la canoa que en el kayak, ya que la primera no dispone de timón- es muy variable en Shunyi, desde que muchos palistas han llegado a esta pista a finales del pasado mes de julio, casi siempre sopló ligeramente del lado izquierdo. Si bien, no se prevé que la incidencia del viento pueda ser determinante, si mantiene esta tendencia favorecería a los canoistas zurdos, como Cal.

El vigente campeón olímpico en C-1 1.000 metros y mundial en C-1 500 -prueba que remará el próximo martes- llega a Pekín tras conseguir medalla de oro y plata en Atenas'04 con el desconocimiento sobre el estado de sus principales rivales, a los que aún no se ha medido en 2008.

El español compitió en el Europeo de Milán donde no lo hicieron sus adversarios, que sí se probaron en Copas del Mundo. Ahí el húngaro Attila Vadja, bronce en Atenas, apuntó un magnífico estado de forma, y Dittmer también advirtió sobre su poderío. En el prestigioso cupo de grandes también sobresale el 'zar' de la canoa rusa, Maxim Opalev, el doble medallista olímpico que buscará en Pekín su tercer podio consecutivo tras los dos últimos Juegos.

El K-4 femenino español, tripulado por la sevillana Beatriz Manchón, la asturiana Jana Smidakova y las gallegas Sonia Molanes y Teresa Portela, una mezcla de veteranía y juventud con experiencia, se estrena mañana en competición olímpica a las 16:40, hora local -10:40, en España-.

Las españolas, que han sufrido en los últimos días el contratiempo de ver a Portela con una faringitis, que le ha supuesto más de 39 grados de fiebre, defienden el diploma olímpico por el quinto puesto logrado en la capital griega hace cuatro años.

Lo hacen con un cambio de palista y otro de marca en la embarcación, a la que se ha incorporado Molanes -tras una retirada temporal- mientras que Manchón pasa a ocupar la primera posición.

Conscientes de que los equipos de Hungría y Alemania, las superpotencias mundiales del piragüismo y dominadoras absolutas del femenino, son indiscutibles candidatas a los títulos de campeonas y de subcampeonas olímpicas, las españolas apuran sus opciones para hacerse un hueco en el podio que les permita completar el medallero del K-4 500.

Pendientes del rendimiento de la modificada tripulación húngara, a la que se reintegran las campeonas olímpicas Katalin Kovacs y Natasa Janic junto a los jóvenes Danuta Kozak y Timea Szabo, las españolas son junto a las magiares, y probablemente las australianas, las máximas favoritas para ocupar las tres primeras plazas de la eliminatoria, que les asegura el pase directo a final, evitando la semifinal.

En la otra eliminatoria de K-5 500, son claras candidatas al pase las germanas, pendientes de la resolución que han planteada hoy en la reunión de jefes de equipo para reemplazar a una de sus palistas, aquejada de problemas médicos.

El C-1 de David Cal, en 1.000 metros, y el K-4 500 femenino serán las dos embarcaciones españolas participantes en la jornada inaugural de la competición de piragüismo, en la que el martes el equipo nacional tendrá presencia en cuatro eliminatorias sobre la distancia de 500 metros. Cal lo hará en C-1; Portela, en K-1, Manchón y Molanes, en K-2, y el catalán Saúl Craviotto y Carlos Pérez Rial, lo harán en K-2.

Etiquetas