Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

TENIS

Nadal luchará por el oro

El tenista Rafa Nadal no cabía en sí por el gozo de haber logrado, por vez primera, la clasificación para la final del torneo olímpico de los Juegos de Pekín, tras ganar al serbio Novak Djokovic en las semifinales, y la tercera medalla, la de oro o la de plata, para la delegación española, después de las del ciclista Samuel Sánchez y del tirador José Luis Abajo, en la capital china, pues, según él, se considera "más un deportista de equipo".

Nadal justificó su enorme celebración de la victoria frente a Djokovic porque "era un partido importante contra un rival muy complicado". "Sólo le había ganado en Indian Wells en esta superficie. Y además, era un partido en el que lograba el objetivo que buscaba: ganar la medalla, sea la que sea. Era un objetivo complicado y más contra el rival al que me enfrentaba", explicó.

El manacorí, un residente más de la Villa Olímpica, alejado de los lujos de otros torneos y otros tenistas, caso del suizo Roger Federer o de los jugadores de la NBA, en un céntrico hotel de Pekín, señaló que se siente satisfecho especialmente por este triunfo porque, como en la Copa Davis, detrás hay un equipo y un país. "Me considero más un deportista de equipo, aunque mi deporte es más individual. Lo que siento cuando compito por equipos es distinto a lo que siento cuando lo hago por mí", subrayó.

En este sentido, dijo que "realmente cuando representas a un país es en esta clase de competiciones" y agradeció el apoyo que le han brindado los deportistas españoles y de otros países en la Villa Olímpica. "¿Qué vale más? No me gusta comparar. Al final esto es un torneo más, pero se disputa cada cuatro años y no sabes si vas a volver a jugarlo. No puede haber comparación. Lo más importante son los 'Grand Slams' y después lograr aquí un buen resultado", indicó.

Nadal volvió a expresar sus quejas por el excesivo calendario que tiene que afrontar por culpa de la ATP, por las maletas -la suya, por cierto, se la extravieron cuando llegó a Pekín- que lleva de una parte a otra del mundo, sin descanso, sólo 10 días en casa en los últimos cinco meses. "¿El calendario? Pregúnteselo a otro. Yo no marco el circuito. Juego lo que creo más adecuado para mantenerme en las posiciones altas del ránquin. Y por mala organización, la ATP ha hecho un calendario muy difícil", dijo.

Nadal se acostará esta noche a las cuatro de la madrugada. Primero se someterá al masaje. A la 1.30 cogerá el bus para ir a la Villa Olímpica. A las 2.15 cenará. Se acostará a las tres y cuarto de la mañana y tardará cerca de tres cuartos de hora en conciliar el sueño. Mientras tanto, estará pensando en el partido frente a Djokovic y en el del domingo contra el chileno González. "Mañana me despierto a las 12 ó 12.30, un poco de cartas con los de enfrente y me gustaría ver a España contra el 'Dream Team'", desveló.

El insular devolverá así el gesto a los jugadores de la selección nacional de baloncesto Carlos Jiménez, Pau Gasol, Rudy Fernández, Alex Mumbrú y Ricky Rubio, quienes alentaron esta noche de mosquitos y polillas en la pista central del Complejo tenístico a su ídolo como unos aficionados más.

Etiquetas