Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

PELOTA

Golpe de Mundial

Caballero, campeón de paleta cuero en Pau; Velilla y Mercado, platas en pala corta.

David Caballero, preparado para golpear una pelota en la final del pasado domingo jugada en Pau.
Golpe de Mundial
FIPV

Hace quince días, Daviel Velilla, David Caballero y Óscar Mercado partían hacia la ciudad francesa de Pau con un claro objetivo: subir a lo más alto del podio en la máxima competición internacional de un deporte amateur que viven con pasión, la pelota. La selección española se proclamó el domingo campeona absoluta del Mundial 2010 disputado en Francia en las sedes de Pau, Oloron-Sainte-Marie, Lescar y Billére. Desde ayer, los tres pelotaris aragoneses disfrutan de las fiestas del Pilar con el placer que produce que la Roja haya sumado otro nuevo galardón. En el cómputo global del medallero, España ha sido mejor frente a México, una de las rivales más potentes: cuatro oros capturaron los dos países, pero el combinado nacional sumó más platas. Aunque el éxito no ha sido completo para los protagonistas.

Las lágrimas de felicidad manaban del rostro de un hombre que se sacaba la espina del Mundial de 2006 en México. Entonces, Caballero cayó, junto con Richard González, en la final de paleta cuero. El domingo, en Pau, en un memorable partido del aragonés contra Francia, y con Emiliano Skufca de zaguero, el delantero zaragozano levantó los puños al cielo y pudo gritar "¡campeones!". "No podía pasar otra cosa que ganar. Jugamos muy centrados, ordenados, con mucha confianza... Todo fue muy emocionante, después de los problemas con la lesión, de los esfuerzos por recuperarme, de la exigencia de los entrenamientos..., ya tengo el oro, la recompensa a todo el sacrificio", recordaba ayer David Caballero. El seleccionador, Seve Arzellus, recurrió a un hombre curtido en los frontones para levantar el trofeo en paleta cuero. Caballero vio peligrar su presencia en verano: en agosto se lesionó el brazo derecho y en una puesta a punto contra el reloj se subió al autobús mundialista. Ha sido un campeonato ejemplar: pleno de victorias en la fase de grupos -Argentina (20-35), México (35-14) y Francia (35-32)-, en semifinales -Venezuela (35-5) y en la final -Francia (35-22)-. "Todo ha sido positivo para que el resultado del domingo no fuera otro que el triunfo: el buen ambiente del grupo, el compañerismo, la labor de Seve... Emiliano y yo hemos sufrido mucho, pero también hemos demostrado ser muy competitivos", resaltaba el pelotari de El Olivar.

La ración de alegría fue doble, porque el resultado de paleta cuero ante Francia significaba que España se coronaba como el mejor país del mundo. "Su triunfo nos dio la llave del oro, de ellos dependía y no fallaron. Se lo merecían", revelaba Dani Velilla. El zurdo zaguero saltó de la grada para abrazar al delantero, al que conoce desde pequeño; ambos forjaron su amistad en el frontón de Cimballa donde aprendieron a jugar a pelota con sus padres, Paco y Bienvenido. Un deporte que les ha llevado a tocar el cielo en campeonatos de todo rango: en España y Europa con el club de toda su vida, El Olivar, en Mundiales... La victoria de Caballero "aliviaba" el disgusto de Velilla, que el sábado no pudo añadir en Pau su cuarta corona mundial (México 2006, Pamplona 2002 y Madagascar 2000 sub-22) en la modalidad (pala corta) que le ha convertido en el rey del frontón: se tuvo que conformar con subir al segundo cajón del podio tras una vibrante final contra el eterno rival, Francia. En el equipo de pala corta, Óscar Mercado, pelotari del Stadium Venecia que tiñó de plata su debut mundialista. Zaguero y delantero formaron pareja en la fase previa, que se completó con el liderato del grupo tras superar a México (40-20) y Francia (39-40). En semifinales, España se deshizo con autoridad de México (40-24) para llegar al decisivo duelo contra los franceses Iris y Brefel, viejos conocidos de los frontones. "El partido fue durísimo, mentalmente terrible, y se decidió por muy poco", recordaba Velilla, que formó pareja con otro veterano de guerra, Zozaya. 39-40 reflejó el marcador. Plata. "No hay que darle más vueltas, no se pudo capturar el oro, pero el subcampeonato se da por bueno", concluía Velilla.

Etiquetas