Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Convivencia intergeneracional entre un estudiante y su "casero"

El programa 'Convive' permite que un universitario viva en casa de una persona mayor durante el curso académico.

La residencia se encuentra en el barrio de San José de Zaragoza.
Para las personas mayores, perder el olfato puede ser un presagio de fallecimiento

Junto con Japón, España tiene la población más envejecida del mundo, con más de 8 millones de mayores de 65 años, una situación que ha servido de base a la ONG Solidarios para impulsar el programa 'Convive', que permite que un universitario viva en casa de una persona mayor durante el curso académico.

Y es que, según datos estadísticos, en 2025, habrá en el mundo 1.200 millones de mayores de 60 años, el doble que ahora, una cifra que llegará a casi 2.000 millones en 2050, la mayoría en países en desarrollo.

En España los mayores de 65 años superan los 8 millones, de los que más del 20% viven solos.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) analizados por la citada ONG, al menos 2 millones de esas personas no quieren vivir solas, situación que afecta negativamente a su calidad de vida.

Pero, a pesar de su soledad y aislamiento, la mayoría de ellas, prefiere su hogar antes que ser traslada a una residencia.

Los mayores y los jóvenes ya no conviven juntos

Recuerda esta ONG que en España era usual que en las familias convergieran hasta tres generaciones y que los cambios en los modelos de familia y el envejecimiento de la población han hecho que las nuevas generaciones crezcan sin el enriquecimiento y el traspaso de la experiencia que acumulan las personas mayores.

Al mismo tiempo, los mayores viven alejados del contacto con los jóvenes, lo que merma su capacidad de tolerancia y de adaptación a las nuevas realidades sociales y culturales.

Esta realidad es la que dio lugar al programa 'Convive', que permite que un estudiante universitario viva en casa de una persona mayor durante el curso académico.

Programa 'Convive'

Para formar parte de este programa, los mayores deben valerse por sí mismos y los jóvenes universitarios compartir las tareas y los gastos en el domicilio de la persona mayor.

"Se trata de un programa de convivencia intergeneracional que enriquece a ambas partes", asegura esta ONG, que considera que la persona mayor "recibe compañía, la tranquilidad de contar con alguien por la noche y una ventana al mundo joven".

Y el estudiante "se beneficia de una vivienda y sitio tranquilo para desarrollar sus estudios y de la experiencia que le puede aportar la persona mayor".

Este programa, que nació en 1995, tiene como objetivo crear un espacio de encuentro intergeneracional donde compartir una diversidad de experiencias de vida, así como solventar problemas de soledad en los más mayores y de alojamiento en los más jóvenes.

Desde entonces en España se gestionan unas 75 convivencias anuales pese a que el número de solicitudes de estudiantes, muchos de ellos extranjeros, supera las 300.

El 62% de los programas en España los gestiona una universidad, el 13% un gobierno local y casi el 20% ambas instituciones públicas, según datos de Solidarios. Solo un 6% es gestionado por una organización sin ánimo de lucro, aunque éstas gestionan más del 50% de las convivencias anuales.

Para dar a conocer este programa, los próximos 25 y 26 de mayo se celebrará en Madrid el quinto Congreso Mundial de Homeshare (nombre en inglés de esta iniciativa) en el que participarán expertos nacionales e internacionales.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión