Despliega el menú
Comunicación
Suscríbete

EUROVISIÓN

Uribarri: "Con Karmele Marchante habríamos hecho el ridículo"

Más de 300 artistas quieren ir al festival. ¿No es insólito?

Eurovisión es una oportunidad única para darse a conocer, más ahora que no hay programas musicales en la tele. Claro que la fórmula para elegir al candidato es imperfecta. Convocar un concurso abierto es muy democrático pero tiene sus consecuencias y peligros, como que se presenten friquis y que haya candidaturas con medios de comunicación involucrados. Con un jurado interno se podría hacer un filtro de calidad y la afluencia de artistas sería la misma.

Solo se habla de Karmele, y eso que está descalificada. ¿Le ha hecho bien o mal a Eurovisión?

Le ha hecho bien. Si yo fuera directivo de TVE me estaría frotando las manos. Otros años no se hablaba del concurso hasta mayo y ahora sí. Eso genera morbo, interés y audiencia. Le están haciendo el trabajo.

¿Karmele iba en serio?

Ella empezó todo esto como una broma y fue el hazmerreír de sus compañeros, que nunca han dado un duro por ella. Yo lo comparo con la revista de Lina Morgan, era un sainete. Pero llegó un momento en que con tantos votos y apoyo se lo creyó, hasta que la descalificaron.

¿Sus lágrimas eran de verdad?

No es cantante pero tampoco una gran actriz, así que creo que eran de verdad. Ella se lo había creído, aunque tenía miedo a llegar a la gala de televisión con los finalistas y que el jurado de profesionales le diera un revolcón.

Si hubiera llegado a Eurovisión, ¿qué papel hubiera hecho?

Estoy convencido de que esta convocatoria con Karmele hubiera sido absolutamente ridícula.

¿Qué la diferencia del Chikilicuatre?

A él le eligió solo el público. Se salieron con la suya.

Retransmitió aquella final. ¿Con qué ánimo?

Yo estaba en contra de esa candidatura, no la apoyé nunca, pero no me lo tomé tampoco como si nos estuviéramos jugando el honor patrio. Recibí muchos parabienes por mi ironía y por el tono divertido en que hice la retransmisión. Además, quiero romper una lanza a favor de David Fernández, el actor del Chikilicuatre, porque es un profesional como la copa de un pino y lo pasamos fantásticamente. Eso sí, acabó hasta las narices.

¿España hizo el ridículo?

La gente se quedó espantada al saber que no era un cantante, sino un actor con una 'obra de teatro' que terminaba acabado el festival.

¿Los otros países lo vieron como una ofensa al certamen?

No, pero se quedaron asombrados porque el 90% de los que compiten se lo toman muy en serio, como nosotros en los años 70.

Pero en Irlanda llevaron a un 'gallo' y los finlandeses que ganaron iban vestidos de monstruos...

La de Irlanda era una canción muy digna, otra cosa fue la representación escénica... Y los finlandeses son unos roqueros magníficos. Con la comparación, los españoles salimos perdiendo.

Pues el Chikilicuatre quedó mejor que Soraya el año pasado.

Lo de Soraya está claro. Llevaba una canción tipo danza del vientre que ya no se estila porque está muy quemada y la coreografía fue un correcaminos. Ella es una magnífica cantante y ya se quejó porque no le dejaron a su coreógrafa. Si a eso añadimos que salió la última a cantar, cuando la gente ya no presta atención y está pensando en a quién va a votar. El fracaso estaba cantado. Yo lo esperaba.

Etiquetas