Despliega el menú
Comunicación
Suscríbete

TELENOVELAS

Una telenovela turca "electriza" a millones de mujeres árabes

"Nur" está protagonizada por una ambiciosa modista con un marido que apoya sus logros.

Una telenovela turca se ha convertido en apenas cuatro meses en antena en todo un fenómeno de masas en el mundo árabe. "Nur" contiene los elementos de cualquier culebrón latino -amores frustrados, conspiraciones y venganzas-, pero lo que más parece atraer al público femenino son los roles del matrimonio protagonista: ella es una ambiciosa modista y su marido un hombre guapo y rico que la trata con cariño y la apoya en sus afanes profesionales. Dos figuras poco comunes en muchos países árabes.

La joven Nur (Songul Oden) es una turca bella y pobre que salta a la alta sociedad cuando su tío rico le pide que se case con su nieto, del que ha estado enamorada en secreto desde niña. Pero Mohanad (Kivanc Tatlitug) no la quiere y todavía añora a su anterior esposa, muerta un año antes en un dramático accidente. Se casan por presión familiar y Nur vive una pesadilla ante la indiferencia de su marido. Sin embargo, consigue ablandarlo y luego viven un idilio que otros tratan de enturbiar.

En Arabia Saudí, uno de los países en los que el Islam más influye en la vida, el Gran Muftí, Abdul Aziz al Sheij, emitió hace días un edicto en el que prohíbe ver la telenovela por atentar contra los valores musulmanes. Y el Ministerio de Comercio ha prohibido la venta de camisetas de la serie.

Sin embargo, las prohibiciones no parecen afectar a su popularidad. Según datos de la cadena MBC, que la emite vía satélite desde Dubai (Emiratos Árabes Unidos), entre tres y cuatro millones de saudíes la siguen diariamente, de una población de 28 millones. También en Gaza y Cisjordania las calles se vacían cuando llega un nuevo capítulo.

En Arabia Saudí es religión estatal el wahabismo, confesión especialmente dogmática que somete a las mujeres a la voluntad de los hombres. No se les permite conducir y para aceptar un trabajo o viajar necesitan autorización de su "protector", es decir, su marido u otro familiar en el caso de las solteras.

Turquía es un país musulmán, por lo que los televidentes islámicos pueden identificarse más fácilmente con los caracteres de "Nur" que con los de series occidentales. Sus personajes ayunan en el Ramadán y Nur y Mohamad son parientes lejanos que se casan por voluntad de la familia. Pero la igualdad entre cónyuges en vida matrimonial contradice las tradiciones de la región. Según "Daily News Egypt", en otros países del Golfo en los que las mujeres tienen sobre el papel más derechos que en Arabia Saudí, pero todavía son discriminadas, el número de divorcios crece debido a la serie. También cada vez más mujeres egipcias exigen a sus maridos un mejor trato. "¿Por qué no puede ser él también así conmigo?", suspiran muchas al ver la televisión.

Etiquetas