Despliega el menú
Comunicación

TENDENCIAS

Un respeto para el culebrón

Comúnmente situados en la 'serie B' de la oferta televisiva, resulta que los folletines son hoy por hoy de las producciones más rentables para las cadenas. 'La señora', que ha logrado noquear a 'C.S.I.,' es el último ejemplo.

Televisión Española inauguraba en 1986 sus emisiones matinales, que incluían una larguísima serie mexicana titulada 'Los ricos también lloran'. Y fue llegar y besar el santo. El primer culebrón emitido en España fue un éxito sin paliativos. Los amores imposibles entre Mariana (el personaje que lanzó al estrellato a Verónica Castro) y Luis Alberto conquistaron a la audiencia española, que aprendió de paso que el castellano tenía otros acentos. El país cayó rendido ante ese mundo de pasiones desbordadas, hijos sobrevenidos, conatos de incesto, nombres compuestos, buenísimos y malísimos, embarazos interrumpidos por caídas por las escaleras, cambios de cara, graves enfermedades, pérdidas de memoria y otros avatares de la vida cotidiana. 'Los ricos también lloran' fue solo el comienzo de un largo etcétera de éxitos de audiencia, o mejor, de fenómenos de masas: desde 'Cristal' a 'La dama de Rosa', pasando por otras muy recientes como la lúbrica 'Pasión de gavilanes'.

La cifras cantan

Durante años, la crítica, y también la opinión pública, ha preferido ver el género del culebrón con mirada distante o hasta displicente. Pero al final, las cifras cantan y hasta 'la madre patria' se ha puesto las pilas para adaptarse al fenómeno, incluso, copiando éxitos latinoamericanos (como 'Betty la fea').

 

Pero también, la televisión española ha sabido crear un estilo propio, más cercano a la idea que aquí se tiene del folletín (a la manera de los que se escuchaban antaño por la radio). TVE se ha convertido en una verdadera especialista en el género, con unas telenovelas en las que se es fiel a guiones llenos de tensión sexual y enredos familiares, sin renunciar a una producción muy cuidada, que a menudo llega cargada de nostalgia. En un culebrón a la española, por cierto, tampoco puede faltar un cura. El último ejemplo es 'La señora' -con sacerdote en papel protagónico- cuyo último capítulo (que hacía referencia a la sublevación de Jaca), emitido el pasado lunes, batió su propio récord: fue lo más visto de la noche con 4.429.000 de espectadores y un 22% de cuota de pantalla. Huelga decir que batió a la hasta hace poco insuperable saga de 'C.S.I.', que pierde fuelle. 'La señora' sigue la estela de la telenovela de época, que hace ya muchas temporadas otorga el liderazgo de la sobremesa a TVE con 'Amar en tiempos revueltos'. Otro enorme acierto de TVE ha sido otra serie de cuidada producción: 'Herederos', con la pérfida Carmen Orozco interpretada por Concha Velasco.

 

Más discreto ha sido el éxito de los culebrones estadounidenses. Y decimos bien, culebrones, porque aunque sofisticados, los seriales norteamericanos responden punto por punto al 'abc' del género. Ejemplos recientes, de gran tirón en EE. UU. y menos por estos lares son 'Cinco hermanos', en el que Sally Field es la madraza de, entre otros, Calista Flockhart; 'Anatomía de Grey', un baile de amoríos con un hospital de Seattle como telón de fondo (ambas, en Cuatro), o 'Mujeres desesperadas', un producto que, inexplicablemente, se ha ido desinflando aparcado en La 2.

Etiquetas