Despliega el menú
Comunicación

INTERNET

Un nuevo fenómeno de Internet vuelve a poner de moda a Rick Astley

El denominado "rickrolling" recupera la canción "Never Gonna Give You Up".

¿Quién no recuerda al cantante pelirrojo que triunfó en los 80 con "Never Gonna Give You Up"? Los treintañeros no lo han olvidado y las nuevas generaciones se empeñan en rescatarle con el fenómeno "rickrolling". Consiste en llamar la atención con un titular llamativo y el internauta, al pulsar en el enlace, se ve redirigido al famoso vídeo musical. En Estados Unidos, la "astleymanía" invade hasta los partidos de baloncesto, que se ven interrumpidos por imitadores del cantante que corean la canción.

El "rickrolling" abunda, sobre todo, en los foros de Internet. Cuando las conversaciones están más encendidas porque los internautas no se ponen de acuerdo con un dato en concreto, el "buen samaritano" aparece y pone un enlace que, en teoría, resuelve el problema. El lector pulsa el enlace, esperando encontrar la respuesta pero, en su lugar, aparece un pelirrojo imberbe comienza a cantar su mayor éxito: "Never Gonna Give You Up". Esta broma, bautizada como "rickrolling", corre como la pólvora entre los correos electrónicos y es la nueva moda en Internet.

¿Quién le iba a decir a Rick Astley que el siglo XXI también sería suyo? Tras triunfar en 1988 con su primer álbum "Whenever You Need Somebody", gozó de varios años de gloria con éxitos como "Together Forever" o "My Arms Keep Missing You". Pero Rick nunca disfrutó con la música de baile y decidió dejarlo todo para emprender una carrera en otro sello discográfico. Después de dos álbumes sin éxito alguno, desapareció por completo de la escena musical. Hasta el año 2008, cuando el fenómeno del "rickrolling" entró en escena.

Solo durante el mes de marzo, su vídeo musical ha sido visto por 14 millones de personas en YouTube, casi todas procedentes de Estados Unidos, país donde se revive la "rickastleymanía". Niños, adolescentes y adultos corean la canción en partidos de fútbol, las "cheerleaders" la bailan en las canchas de baloncesto e, incluso, hay personas que se cuelan en partidos vestidos con gabardina para saltar al terreno de juego y cantar la canción.

El propio Rick Astley, ya metido en la cuarentena, es consciente del fenómeno pero no le presta mucha atención. Muy alejado de la fama -aunque no de los escenarios-, ha confesado que, sobre todo, le produce "indiferencia". "Es una canción que grabé hace ya 20 años, cuando era adolescente y que no significa mucho ya", asegura. Sin embargo, su punto de vista podría cambiar si cristaliza el proyecto de una gira de conciertos por todo Estados Unidos que algunos avispados promotores intentan llevar a cabo. Parece que no solo vuelven los Jackson 5.

Etiquetas