Despliega el menú
Comunicación

TVE-1

TVE vuelve a recurrir a las galas de exaltación regional

Aunque Luis Fernández aseguró que ya no se harían, el próximo viernes, le toca a La Rioja.

Los tiempos del "Murcia, qué hermosa eres" parecían haberse acabado. Al menos, si creemos la palabra del presidente de la Corporación RTVE, Luis Fernández, que anunció en mayo del año pasado que estas galas eran un despropósito y que la cadena pública no las emitiría más debido a los bajos índices de audiencia.

Fernández, ahora, hace bueno el dicho de "donde dije digo, digo Diego" y ha programado para el viernes que viene el especial "La Rioja: tierra universal", que tendrá a Anne Igartiburu y Antonio Garrido como maestros de ceremonias y a Bryan Adams como actuación estelar. Carlos Baute, El Arrebato, Estopa, Guaraná, Juan Luis Guerra y Bertín Osborne serán otros de los invitados a la gala, que cantará a las bondades y los parabienes de la Comunidad riojana.

¿A qué puede deberse este cambio de parecer? Argumentos de peso no hay muchos. Sí puede haber, acaso, subterfugios en los que escudarse. La gala, que se celebrará en la plaza de toros de La Ribera, es benéfica y a favor de las familias con enfermos psíquicos. Además, TVE asegura que será dinámica, entretenida, y que tendrá una factura más atractiva que los "tostones" con los que el ente público acostumbraba a agasajar a sus espectadores.

Eso sí, una gala es una gala, y éste es un terreno en el que rara vez TVE sale bien parada. Así como Tele 5 o Cuatro pueden abusar de sus noches con "Operación triunfo" o "Fama", las puestas en escena de TVE dejan mucho que desear. Basta recordar la preselección de Eurovisión con Rafaella Carrá haciendo "playback" para tener una referencia.

A esta decepción hay que sumar otro fracaso rotundo que TVE se sacó de la manga con tal de promocionar el motociclismo y que se llamó "Gala motopasión". Sonia Ferrer, Paula Vázquez y -¡oh, sorpresa!- Anne Igartiburu fueron la avanzadilla de un espectáculo un tanto rancio, que capitaneó David Bisbal y que a duras penas superó el 8% de "share".

Pérdidas constantes

En su intervención hace ahora casi un año, Fernández alegó que lo de las galas regionales "no es un problema con los territorios, sino que responde a la "decisión" de la dirección de la cadena, al comprobar la "firme reducción de la respuesta de los espectadores a galas de estas características". La escasa aceptación de las audiencias se demostró en el caso de la gala de Murcia, que pasó de 31,6 puntos de cuota de pantalla en 2002 al 14,1% de "share" en 2006. En el caso de la de La Rioja, en 2005 consiguió un 14%, y en 2006, apenas un 11,2%.

Así las cosas, solo un milagro salvaría del desastre a la pareja de moda en TVE. Y este es, por cierto, otro de los enigmas por resolver, porque de todos es sabido el empecinamiento de TVE con la Igartiburu pero el exceso de confianza del ente público en Antonio Garrido, un "hombre para todo", no deja de sorprender.

Etiquetas