Comunicación

Editorial titulado 'La verdad, a juicio en España'

'The New York Times' valora el juicio a Garzón

"España es ahora una vibrante democracia, pero el juicio al juez Garzón es un eco perturbador del pensamiento totalitario de la era de Franco", dice el diario.

Baltasar Garzón
El Tribunal Supremo acuerda continuar la causa contra Garzón
EFE

El diario 'The New York Times' defiende este domingo en un editorial al juez español Baltasar Garzón, procesado en el Tribunal Supremo por investigar los crímenes del franquismo, lo que considera "un eco perturbador del pensamiento totalitario de la era de Franco" y "una ofensa a la justicia y la historia".

"España es ahora una vibrante democracia, pero el juicio al juez Garzón, que se abrió la semana pasada, es un eco perturbador del pensamiento totalitario de la era de Franco", señala el rotativo.

Garzón, acusado de prevaricación por su supuesto desafío a la ley de amnistía promulgada en 1977, se enfrenta a 20 años de inhabilitación en el juicio, que continuará esta semana con la declaración de testigos y la prueba documental.

En el editorial titulado 'La verdad, a juicio en España', el prestigioso periódico neoyorquino opina que el Tribunal Supremo español "nunca debió haber aceptado este caso" y, "ahora, debe absolverlo".

El magistrado se defiende de la acusación "al indicar, correctamente, que bajo la ley internacional no puede haber una amnistía por los crímenes contra la humanidad y que las desapariciones no resueltas -con miles de fosas comunes sin abrir- constituyen un crimen persistente", precisa.

El rotativo recuerda que, durante la guerra civil española y después, "se cometieron terribles crímenes que ningún tribunal ha examinado o juzgado aún".

"Nadie sabe cuánta gente fue secuestrada, torturada y asesinada. Ahora, uno de los magistrados principales de España está siendo juzgado por atreverse a abrir una investigación sobre esas atrocidades", afirma.

Garzón se enfrenta, además, a otras dos investigaciones: una sobre los supuestos cobros recibidos en 2005 y 2006 durante su estancia en la Universidad de Nueva York y otra por ordenar la intervención de las comunicaciones entre varios de los imputados del caso "Gürtel" sobre corrupción, que implica a altos cargos del Partido Popular.

"No podemos juzgar los méritos de estos dos casos. Pero la persecución penal de magistrados por sus veredictos es algo raro en España y podría enfriar la independencia judicial", alerta el 'The New York Times'.

Etiquetas