Despliega el menú
Comunicación
Suscríbete

TELEVISIÓN

Larry Hagman (J. R.): "Todavía me considero un 'sex symbol"

El malvado personaje en 'Dallas' es la estrella de 'Somos cómplices', serie diaria de Antena 3

Larry Hagman, en su comparecencia, ayer, ante los medios de comunicación.
Larry Hagman (J. R.): "Todavía me considero un 'sex symbol"
colpisa

Todos quieren a Larry Hagman, el actor que encarnó al maquiavélico J. R. en 'Dallas', que debutará en la televisión española con 'Somos cómplices', serie diaria que Antena 3 estrenará la semana del 14 de septiembre. Todo un caballero, el simpático y campechano actor texano concentró la atención de todos los medios en la presentación de esta producción en la que hace una "participación estelar", lo que se traduce en que, en principio, solo aparecerá en los dos primeros capítulos de esta nueva ficción.

 

"No descartamos su continuidad. Todo está abierto", señalan los responsables de 'Somos cómplices', que, como los periodistas, están encantados con Hagman.

 

Con su gran sombrero de 'cowboy', blanco y corbata, Hagman, que está a punto de cumplir 78 años, es un seductor. Encantado de estar en España, donde pasó su luna de miel en 1953, se estrena en nuestra tele dando vida a un personaje que se parece al recordado J. R. "En pocas palabras, hago de un hombre muy rico que oculta a su hijo su verdadera identidad y no se porta muy bien con él ni con su familia. Pasa al tiempo y regresa a España para hacer justicia y remediar el mal que ha hecho", contó el veterano intérprete, que no desveló en cuantos capítulos está. "Es mejor que se vea la serie porque es un papel de enjundia. No puedo contar más del personaje, porque todavía lo estoy puliendo", añadió.

 

Sin pelos en la lengua, Hagman contestó que "por dinero" cuando le preguntaron por qué había aceptado la propuesta de Antena 3, aunque todo apunta a que ha rebajado considerablemente su caché. Lo cierto es que este icono televisivo dijo enseguida que sí cuando contactaron con él a través de su página web. Hagman estaba haciendo un crucero por el Mediterráneo y paró en Málaga -la Costa del Sol es la localización de 'Somos cómplices'- para escuchar la oferta.

 

Muy concienciado con el medio ambiente y los trasplantes de órganos -en 1995 se sometió a un trasplante de hígado- no solo no le molesta que le hablen de J. R, sino que le encanta que se lo mencionen. "No se puede odiar un personaje que es un hito mundial. Soy J. R., disfruto cuando me llaman así. Estar trece años haciendo este personaje me marcó y puede que limitara mis posibilidades para hacer otro tipo de papeles, pero para mí no fue ningún desgaste. Estamos hablando de una serie que fue un fenómeno mundial y es difícil escapar a eso. Recuerdo que el capítulo en el que me disparaban tuvo 400 millones de espectadores", explicó.

 

Como destacó el actor, este culebrón de culto vio la luz en 1978, cuando en Estados Unidos "solo había tres grandes cadenas. Ahora hay más de 200 y a esto hay que sumar Internet, los blogs... En estos momentos, la tele está dominada por los 'realities' y todos los actores de California, entre los que me incluyo, están en paro, por eso yo estoy aquí", dijo.

Bush y Franco

Cómodo en los papeles de villano "porque los malos son más interesantes y divertidos. Los buenos son eso... buenos. Hagman destacó lo complicado que es encontrar nuevas temáticas en la ficción televisiva, aunque siempre puedes dar con algo distinto como 'Nip/Tuck', serie en la que trabajó durante cinco capítulos. No oculta que le gustaría trabajar en nuestro país, donde el único problema es que tendría que aprender castellano. "Toda mi familia lo habla. Yo lo estudie durante dos años en el bachillerato y aprobé la asignatura porque la profesora estaba enamorada de mí. Mi mujer es la única que no lo cree, pero sigo siendo un 'sex symbol", indicó con ironía el actor, a quien le gustaría comprarse un piso en la madrileña plaza Mayor.

 

También se pronunció sobre la llegada de Obama a la presidencia de Estados Unidos. "Ha cogido el testigo de ocho años de gobierno fascista. El gobierno de Bush fue como ocho años de Franco", concluyó.

Etiquetas