Despliega el menú
Comunicación
Suscríbete

CADENAS

La televisión de fusión se cocina en Cuatro

El canal de Prisa ha cambiado mucho en sus cinco años de vida. Hasta el punto de ser absorbido por quien en sus albores fue su antípoda conceptual: Telecinco. Las consecuencias de la nueva situación se hacen ya visibles. El aterrizaje de Jesús Vázquez es de las más llamativas.

El 24 de octubre de 2005 se presentó Cuatro. Las emisiones empezaron el 7 de noviembre.
La televisión de fusión se cocina en Cuatro
HERALDO

Al mareante panorama televisivo en España, donde las cadenas surgen como champiñones, los personajes se trasvasan de una a otra sin dar tiempo a asimilar los cambios y los programas aparecen y desaparecen como por ensalmo, solo le faltaban las fusiones. Estos días, Cuatro es el primer ejemplo palpable de las consecuencias, que se traducen en la reubicación de muchos rostros conocidos, incluso los estelares. Nadie es intocable.

En realidad, Cuatro siempre ha vivido bajo el sino del cinco. Salió al aire el 7 de noviembre de 2005, sus comienzos estuvieron abonados al 5% de cuota de pantalla (de hecho, sus rivales se mofaban con aquello de 'Cuatro, la cadena que hace cincos') y cinco años ha tardo en ser absorbida por... Telecinco. De aquel día de octubre en el que la televisión de Prisa presentó oficialmente su programación, solamente queda un programa: el 'Cuarto milenio' de Iker Jiménez, que se mantiene impertérrito en su guarida de los domingos por la noche. De los demás, ni rastro.

La cadena se vendió entonces con una cuidada imagen y una decidida apuesta por un estilo propio y al margen, que pivotaba sobre el humor y los contenidos orientados a un público joven en sentido amplio (que incluía a los que veían los 40 en el horizonte), con cierta nostalgia pop de la televisión de los 70 y primeros 80. El concurso presentado por Nico Abad 'Soy el que más sabe de televisión del mundo' y la recuperación de algunas series 'retro' como 'El gran héroe americano' o 'Treintaytantos' fueron ejemplos de ese espíritu que también trató de dar cabida a nuevas maneras de hacer y ver la televisión, siempre, eso sí, con unos medios mucho más limitados que sus entonces experimentados contrincantes. Cuatro, por ejemplo, puso a rodar el formato de los 'docurrealitys' con 'Vidas contadas', germen de lo que después sería el exitazo de 'Callejeros', multicopiado en el resto de cadenas. También experimentó con la 'espectacularización' de la información deportiva en 'Maracaná 05', un espacio visto y no visto por la mala química entre sus presentadores, Michael Robinson y Paco González, quien con el tiempo acabaría a gorrazos con la empresa.

El apartado informativo se confió a Iñaki Gabilondo, vaca sagrada de Prisa, que con su personalísimo y analítico informativo naufragó en la urgente televisión actual. Ahora fondea en CNN +. Eva Hache salió mejor parada de su 'tour de force' con Buenafuente, un duelo versallesco que llenó de inteligencia la hasta entonces embarrada franja del 'late night'. Cuatro -que, eso sí, siempre ha conseguido mantenerse alejada del cotilleo- se presentó también como una cadena "moderna", devota del diseño y hasta del glamur. Boris Izaguirre y Ana García Siñeriz fueron la apuesta para las tardes con 'Channel nº 4' , mediante el que la cadena trataba de presentarse en las antípodas del modo de hacer de competidoras como, paradójicamente, Telecinco.

La ley de la jungla mediática ha querido que el reverso de Cuatro se haya hecho con la joven cadena. Y que se abra la veda. Quizá un caso de los más llamativos sea el traslado de Jesús Vázquez de Telecinco a Cuatro. Su nueva andadura se plasmó más que gráficamente en una edición especial el pasado domingo de 'Desafío extremo', en la que Vázquez ascendió junto a su tocayo, el aventurero Calleja, el monte Fuji, un reto con el que el gallego dijo iniciar una "nueva vida". Está previsto que en Cuatro Vázquez se haga cargo del concurso 'Allá tú' y de un programa semanal que, se rumorea, podría ser 'Pekin express', actualmente presentado por Raquel Sánchez Silva, ligada a Cuatro desde sus comienzos. El puesto de Vázquez en Telecinco, donde llegó a ser ubicuo, será ocupado por un valor en alza, Pilar Rubio, que multiplicará su presencia en la cadena haciéndose cargo del as de las bazas Vázquez en Telecinco: 'Operación triunfo'. Otra experimentada presentadora, Paula Vázquez, también espera el relevo. Será Tania Llasera quien dé el salto de Telecinco a Cuatro para hacerse cargo del concurso bailongo. El mismo viaje hará Marta Fernández, quien vuelve a sus orígenes y desplaza de las mañanas nada menos que a dos ex compañeras: Concha García Campoy y a Ana García Siñeriz.

Etiquetas