Despliega el menú
Comunicación

TELEVISIÓN

La segunda fase del apagón analógico se retrasará hasta enero de 2010

Industria reajusta el calendario pero mantiene el 3 de abril como fin de la tele convencional.

Las doce uvas de Nochevieja parece que no se le van a atragantar a nadie con la segunda fase de la implantación de la TDT (Televisión Digital Terrestre) y el apagado de la señal analógica previsto, inicialmente, para el 31 de diciembre. El Ministerio de Industria ha decidido reajustar el calendario, de modo que el siguiente salto a esta nueva tecnología se pospone del 10 al 29 de enero. La causa parece ser, según Industria, los retrasos acumulados en la primera fase.

 

¿Cómo afecta este cambio de planes a los aragoneses? El director general de Tecnologías para la Sociedad de la Información de la DGA, Miguel Ángel Pérez, se reunió ayer en la capital española con distintos representantes ministeriales para terminar de conocer los detalles de la nueva programación. Lo que de momento parece inamovible es la fecha que pondrá punto final a la televisión convencional: el 3 de abril de 2010. Aunque visto lo visto, a lo mejor se plantea también otra prórroga.

 

Lo que sí se adelanta es el apagón analógico del repetidor navarro de Monreal, del que reciben la señal algunos municipios de Cinco Villas y Jacetania, que tendrá lugar entre el 4 y el 17 de diciembre.

 

En este caso, aquellas poblaciones que no estén en disposición de sumarse a la nueva televisión podrán seguir temporalmente enganchadas a la tradicional. Para ello, según confirmaron ayer fuentes del Ejecutivo autonómico, seguirán recibiendo la señal analógica a través de tres repetidores, los de Leyre, Arrés y Ansó.

 

Esta situación vivirán, por ejemplo, los vecinos de Los Pintanos, Lobera de Onsera, Isuerre, Longás, Urriés, Fago, Ansó, Arrés y Urdués de Lerda. Aunque puedan acceder a las emisiones digitales desde Monreal, tendrían el inconveniente de no poder ver la Televisión Aragonesa.

 

Los repetidores de Alpicat (Lérida) y Tortosa (Tarragona) abandonarán el sistema analógico entre el 10 y el 29 de enero. Para ese asalto sí que tendrán que estar preparados los ciudadanos de las localidades afectadas. De los 473 poblaciones incluidas en la segunda fase, según los datos de la DGA, hay una veintena de pueblos que dependen de las instalaciones leridanas de Alpicat.

La señal digital llega al 85%

"A partir de ahora la complejidad técnica de la transición a la TDT se dificulta porque son repetidores que afectan a varias comunidades y hay una coexistencia de frecuencias", recalcan desde el departamento de Ciencia, Tecnología y Universidad de la DGA.

 

El Gobierno de Aragón estima que en estos momentos el 85% de la población aragonesa disfruta ya de la TDT y un 70% de ella es enteramente digital. Así las cosas, hay un 15% de habitantes que aún tiene esta asignatura pendiente.

Para la segunda fase de la TDT se precisa instalar 120 repetidores, de los que ya están funcionando el 60%. De cara al asalto final, el del 3 de abril si no cambian las fechas, se necesitan otros 140, de los que un 40% se encuentran en disposición de ofrecer la señal digital.

 

No obstante, ante cualquier duda, lo mejor es recurrir al teléfono de información 900 543 210.

Etiquetas