Despliega el menú
Comunicación
Suscríbete

marta fernández

«No me gusta Brad Pitt, prefiero el macho ibérico»

La presentadora de televisión confiesa ser la reina de las autofotos «El autorretrato cámara en mano es una técnica que tengo muy perfeccionada».

Da una imagen muy seria...

Es la imagen que doy, pero soy mucho más simpática, de verdad.

¿Qué tal vamos de coquetería?

Soy mucho más camionero de lo que parezco, aunque me gusta la ropa, la moda...

Además, le pega mucho el 'look' años 50...

Tengo un tipo de fisonomía que parezco como de otra época y sí que me va bien un 'look' tipo años 50 ó 60.

Y le han dado el título de los pómulos más admirados de la televisión...

¡Eso no lo sabía yo! (risas). De pequeña tenía un compañero que jugaba a pellizcarme los pómulos, porque como me río tanto los tengo hiperdesarrollados y es difícil darles un pellizco.

No es la reina de las mañanas, pero tiene otro título...

¡Soy la reina de las autofotos! El autorretrato cámara en mano es una técnica que tengo muy perfeccionada.

Se declara miope. ¿Hay mucho miope en la tele?

Somos bastantes los que no vemos nada, lo cual es un contrasentido absoluto... pero intentamos ponerle mucha vista a lo que hacemos.

Eso de ser una frívola con cordura, ¿cómo se come?

Bastante bien. Es una mezcla perfecta porque la cordura sin un poco de frivolidad, sin un poco de reírnos de nosotros mismos, se convierte en algo demasiado aburrido.

¿Qué tal como Ángel de Charlie, digo de Vasile? ¿Harán una película?

Sería divertido. Podríamos plantearnos hacer una peli de 'Los Ángeles de Charlie' (risas).

¡Cómo puede decir que no le gusta Brad Pitt!

No me gusta y lo puedo decir desde la convicción de la persona que lo ha visto de cerca. Brad Pitt me defraudó porque no es tan guapo en persona, aparte de que a mí es un tipo de hombre que no me va.

Entonces su tipo es más un poco camionero...

Sí, sí... Me gusta un perfil así como de macho ibérico.

¿Se casaría con un príncipe?

Noooooo. Entre otras cosas porque no quedan (risas). Me casaría por amor con mi príncipe particular. Como Letizia.

O sea que, por ahora, seguirá viviendo en un minipiso.

Sigo viviendo en mi minipiso, que va albergando cada vez más cosas. Me dicen que parece la Fnac. Debería plantearme algo, porque ya no cabemos los libros y yo.

Su amigo Maxim Huerta decía que es más de gin tonic que de gimnasio. ¿Usted también?

(Risas). Yo soy más de ir al gimnasio primero y luego quedar con Max para tomarme un gin tonic, que es una experiencia magnífica.

Y ¿cómo vamos de dietas?

Dejé de fumar y engordé mucho, por lo que fui a un nutricionista. Ahora llevo una dieta que, más que para adelgazar, es para mantenerme.

¿Se sube todos los días a la báscula?

No, no, no. Con lo miope que soy... subida al peso soy un cuadro, porque me pongo a mirar y no veo lo que peso.

Ya sufrió en sus carnes que la pillaran los paparazzis en 'top-less', ¿cómo le sentó?

No me considero un personaje público, por lo que me sentí muy dolida y muy mal durante todo el verano. A partir de entonces, hago vacaciones urbanas.

¿Se vería presentando 'Sálvame'?

Debería meterme tal empollada... Es que no sé quiénes son la mitad. El mundo rosa lleva un árbol genealógico que a mí me supera; es mucho más complicado que entender el funcionamiento del parlamento europeo.

En la peluquería, entonces, se pierde un poco.

No voy a la peluquería desde hace 15 años. Me corta el pelo un amigo.

¿Ha soñado alguna vez con que le tocaba la lotería y dejaba la tele?

Sí y en ese caso me iría a vivir a un lugar con playa y aprendería a tocar el violonchelo.

Etiquetas