Despliega el menú
Comunicación
Suscríbete

DIVERSIFICACIÓN

Google se extiende más allá de internet a través de la energía y la automoción

En menos de 15 años, ha pasado de ser un simple buscador en Internet a convertirse en una multinacional tecnológica.

Fundado en un garaje californiano, Google ha pasado en menos de 15 años de ser un sencillo buscador en Internet a convertirse en una multinacional tecnológica cuyos intereses navegan mucho más allá de los contenidos de las páginas web. El gigante de Silicon Valley tiene su vista puesta en la diversificación de su actividad económica en sectores como las telecomunicaciones, la energía o la automoción y todo apunta que pronto se sumarán nuevos horizontes a esta empresa en expansión.

En la raíz de su crecimiento se encuentra la gran capacidad que tiene Google para procesar información a través de su red de centros de datos, el auténtico corazón de internet, que solo rivaliza con empresas como Microsoft. Unos pilares que permitieron dar vida en la “nube” a todos los servicios que fueron surgiendo alrededor del buscador, seña de identidad de la compañía, y que poco a poco le fueron robando protagonismo.

Así nacieron el correo electrónico Gmail, el sistema de GPS Google Maps, la cartografía en imágenes de Google Earth, el acceso en internet a fondos documentales bibliográficos digitalizados o el más reciente Índice de Precios Google (IPG), una versión web del IPC que aún se encuentra en fase experimental, por citar unos ejemplos. Del mundo virtual, Google dio el salto en 2007 a la fabricación de ‘software’ para el creciente mercado de la telefonía móvil con el sistema operativo Android, cuya presencia se ha generalizado ya en dispositivos portátiles de nueva generación.

El trabajo de sus ingenieros, en colaboración con expertos en robótica, les llevó a crear su prototipo de coche con piloto automático capaz de guiarse con el uso de los mapas de Google y que ha sido probado con éxito en California este año. “Es un atisbo de lo que podría ser el futuro del transporte gracias a la informática avanzada”, dijo el ingeniero Sebastian Thrun en el blog de Google.

Los vehículos no tripulados podrían ayudar a reducir los accidentes de tráfico y a realizar una conducción más eficiente desde el punto de vista energético, una idea que se enmarca dentro de la filosofía “verde” de Google con la que intenta contrarrestar la contaminación de sus decenas de centros de datos. Con la idea de reducir sus emisiones los ejecutivos de Google han buscado soluciones diversas. El lunes cerró un acuerdo para invertir en la implantación de una red de molinos de viento en el mar frente a New Jersey.

Etiquetas