Despliega el menú
Comunicación

TVE-1

El tercer grado a Luis Aragonés arruina la audiencia de TVE

La visita del seleccionador hace que "Tengo una pregunta para usted" caiga a su mínimo con apenas un 13,5% de cuota de pantalla.

Él mismo dijo que no era un hombre mediático, y la noche del martes lo demostró. El "Tengo una pregunta para usted" que protagonizó Luis Aragonés fue un ejercicio televisivo aburrido, soporífero, insustancial en muchas ocasiones y, sobre todo, una ruina en términos de audiencia para TVE.

Luis Aragonés no estuvo a la altura de lo esperado: no apareció en chandal, no montó en cólera en ningún momento y, yéndose por los cerros de Úbeda, evitó, incluso, responder a las preguntas más comprometidas. En definitiva, el seleccionador no entusiasmó a la audiencia de "Tengo una pregunta para usted" y provocó que este original formato bajara a sus mínimos registros de audiencia. El monocorde tono del seleccionador nacional convocó a 2,4 millones y alcanzó una cuota de pantalla del 13,5%, unos resultados que están lejos de los conseguidos en las emisiones anteriores. Por citar solo dos ejemplos, cabe recordar que la comparecencia de Zapatero reunió a cerca de seis millones de espectadores y 6,4 millones siguieron en abril a Mariano Rajoy.

En un programa en el que lo más rentable es que el invitado tenga un desliz o protagonice alguna declaración jugosa, Aragonés estuvo de lo más aburrido. Como suele ocurrir con las tácticas de la selección, ayer entre los críticos televisivos todo eran comentarios negativos sobre la actuación del sabio de Hortaleza. Así, Javier Pérez de Albéniz aseguró que "Aragonés no tiene chicha para hora y media de entrevista" porque "es más testicular que cerebral". Igualmente, Nico Rey opinaba que "este no es nuestro Aragonés, que nos lo han cambiado", y se preguntaba si el "míster" habría pactado con TVE este lavado de imagen. De hecho, su primera intervención fue toda una declaración de intenciones: "Acudo a este programa por el bien del fútbol y porque mi imagen ha sufrido un daño que quiero reparar". Lástima que en lugar de salir bien parado, Aragonés solo pareciese una fiera maniatada. José Javier Esparza, por su parte, habló del "fracaso sin paliativos de TVE (...) que pretendía romper audiencias y calculó mal".

La competencia

El seleccionador, que contestó a 61 preguntas, no entró al trapo a ninguna de las "provocaciones" del público y mantuvo un discurso poco televisivo y un tanto plúmbeo. Su figura seguirá dando que hablar ya que el pertinaz entrenador adelantó en esta comparecencia que, a punto de cumplir los 70 años, seguirá en activo, probablemente con un equipo extranjero.

El programa -ni qué decir tiene- se quedó a años luz de "Escenas de matrimonio" (3,5 millones) o "Los hombres de Paco" (3,3), y, así las cosas, TVE tendrá que reflexionar sobre si desea repetir la experiencia con personalidades ajenas al mundo de la política. Las malas lenguas aseguran que solo la presencia de Isabel Pantoja junto a Julián Muñoz podría servir de incentivo al programa...

Etiquetas