Despliega el menú
Comunicación
Suscríbete

HASTA UN TERCIO SE CREE TODOS LOS RUMORES

Dos de cada tres internautas dicen no saber distinguir una noticia de un bulo

El bulo más conocido, por el 72 por ciento de los internautas, en el último año es el que hacía referencia a la eliminación de las cuentas de Hotmail, según este estudio, que señala que el 42 por ciento también habían recibido la falsa noticia en contra de los beneficios de Actimel.

Dos de cada tres internautas confiesan no saber distinguir una noticia de un bulo, según un estudio realizado por la Asociación de Internautas, del que se desprende además que cerca de un 31 por ciento de los encuestados se creen los rumores.

La Asociación de Internautas presentó hoy el primer estudio sobre los rumores en internet, realizado a partir de 2.283 encuestas a internautas, de los que el 80 por ciento tiene entre 18 y 49 años.

Según este trabajo, el 63,5 por ciento de los encuestados confiesa que sólo a veces distingue un bulo de una noticia, mientras que sólo el 35 por ciento sabe hacerlo.

Los usuarios tienen la percepción de recibir un alto número de bulos, ya que más del 44 por ciento creen que reciben entre uno y cinco a la semana y un 35 por ciento consideran que reciben entre cinco y veinte.

El bulo más conocido (72 por ciento) en el último año es el que hacía referencia a la eliminación de las cuentas de Hotmail, según este estudio, que señala que el 42 por ciento de los internautas también habían recibido la falsa noticia en contra de los beneficios de Actimel.

En la rueda de prensa de presentación de este trabajo, el presidente de la Asociación de Internautas, Víctor Domingo, recordó que los bulos destinados a generar alarma social también han sido muy enviados en el último año, y concretó que un 47 por ciento de los encuestados conocen el de explosivos escondidos en teléfonos móviles.

Los encuestados creen mayoritariamente (un 46 por ciento) que el principal motivo de estos rumores es el de generar alarma social, seguido del de mejorar o empeorar la imagen de las marcas (33 por ciento), generar bases de datos (32 por ciento) y transmitir virus (28 por ciento). Un 11 por ciento reenvía los bulos a conocidos.

Sólo un 68 por ciento perciben los bulos como una molestia y cerca de un 31 por ciento se los creen (un 24 por ciento les conceden una cierta credibilidad y un 7 por ciento, mucha credibilidad), lo que según la Asociación es "preocupante".

La información sobre la actualidad es el uso más señalado por los internautas (95 por ciento), seguido del entretenimiento (87 por ciento), el intercambio de archivos (74 por ciento) y la participación en chats y foros (71 por ciento).

Un 60 por ciento manifiestan que para informarse sobre la actualidad emplean medios digitales relacionados con medios convencionales y medios con cabeceras exclusivamente digitales.

Los medios que inspiran más confianza son los digitales relacionados con los convencionales, que alcanzan una puntuación de 3,53 sobre cinco puntos y están al mismo nivel que la radio (3,13) y que los medios escritos de pago (3,11).

Asimismo, un 58 por ciento señalan los foros como principal origen de bulos en los medios digitales, seguidos de los blogs (23 por ciento). A pesar de estas cifras, acuden a ellos el 71 por ciento de los internautas encuestados.

Víctor Domingo remachó que la transmisión masiva de bulos beneficia al spam (correo basura) y a los ciberdelincuentes, ya que se convierte en "una poderosa herramienta" para la acumulación de bases de datos.

En este sentido, dijo que en España han aumentado los ataques "phishing" (captura de datos bancarios). En 2007 se produjeron más de 3.000, frente a los 1.184 de 2006.

La Asociación recomienda desconfiar de los mensajes que no contienen ninguna fecha o dato que permita ubicarlo temporalmente, así como consultar la veracidad de los mensajes y, si los reenviamos, poner las direcciones en la casilla de CCO (copia oculta), recomendaciones de las que deberían hacerse eco las administraciones, según Domingo, quien abogó por la formación para combatir el problema.

Por su parte, el fiscal del Tribunal Supremo de Justicia de Madrid, Pedro Martínez, opinó que no es necesaria una legislación específica para internet. "Ir a mecanismos de control sería ir a la censura previa", concretó.

Etiquetas