Despliega el menú
Comunicación
Suscríbete

CUATRO

Demi Moore es "La teniente O`Neil"

La mujer ocupa territorios antes reservados a los hombres y por eso puede ser cualquier cosa, ministra de Defensa o un comando más de los Navy Seal, uno de los cuerpos militares de élite más prestigiosos (existen en realidad).

Los esfuerzos de Demi Moore, que es en sí misma un cuerpo de élite, por superar el desafío de las agotadoras pruebas de ingreso en estos comandos son el eje de una película que sigue los pasos de antecedentes como "Oficial y caballero" (Taylord Hackford, 1982).

Ciertamente, y a pesar de que su director y productor, nada menos que Ridley Scott ("Alien", "Blade Runner", "Gladiator"...) ejerce su oficio, la película transcurre exactamente por donde le señala el camino trillado de su género, pero resulta entretenida.

Además, el espectador/a puede disfrutar de las cualidades atléticas de la superestrella de Hollywood (con éxitos en su currículo como "Ghost", "Striptease", "Coacción a un jurado", "Acoso", "Proposición indecente" o "La letra escarlata"); o, si lo prefiere, fijarse en las de los competidores masculinos de la joven.

La historia comienza con las presiones de una senadora del Congreso Norteamericano para que la teniente Jordan O'Neil se convierta en la primera mujer de una unidad de élite del ejército estadounidense.

Algunos creen que lo logrará y otros aceptan la apuesta porque, en el fondo, no esperan que sea más fuerte que el 70% de los reclutas masculinos, porcentaje de los que no consiguen finalizar. Pero claro, ella es mucha teniente.

Viggo Mortensen figura en el reparto, pero se nota demasiado poco, porque el resultado final de la cinta acaba dependiendo demasiado del lucimiento de la estrella, lo cual, por cierto, no es bueno.

Etiquetas