Despliega el menú
Comunicación
Suscríbete

EUROVISIÓN

Daniel Diges: "Un tipo con una gorra roja no va a arruinar mi carrera musical"

TVE se plantea presentar una queja a la UER por el boicot a su representante en Eurovisión, que fue visto en España por ocho millones de espectadores.

En esos días de calma chicha previos al festival de Eurovisión, Daniel Diges se fijó en la portada de un periódico noruego. El protagonista del día era Cristiano Ronaldo. Y entonces deseó verse ahí, en la primera página de los diarios. Lo logró, y eso con un decimoquinto puesto. El madrileño que soñaba con hacer del 'Algo pequeñito' algo grande ha eclipsado, muy a su pesar, el triunfo de la joven alemana, aunque esta remontaba ayer en popularidad con un vídeo en YouTube. La chica aparece completamente desnuda bañándose en la piscina con un chico, secuencia de un programa de televisión en el que participó y donde tuvo que grabar esta escena de alto voltaje por exigencias del guión.

Pero de momento los periódicos, en Noruega y por aquí, siguen hablando de la actuación de Diges. Se la quiso chafar Jimmy Jump, el espontáneo que se coló entre los bailarines ataviado con una camiseta y una barretina y que acabó viendo las votaciones de Eurovisión desde el calabozo.

Al bajar del escenario, Diges se hinchó a llorar. "Estaba triste, con mucha rabia. Pero si quería arruinar mi carrera no lo ha conseguido. He trabajado mucho hasta llegar aquí y no me lo va a estropear un tío con una gorra roja. Que se quede bailando en la cárcel", se crecía.

Por su parte, TVE está valorando si presentar o no una queja formal al comité de la UER, aunque pidió que dejaran repetir a Diges y lo hicieron, sin 'peros'. "Yo pensaba que los demás países podían quejarse pero no fue así. Todos los artistas sintieron que les podría haber tocado a ellos, me aplaudieron por los pasillos, el candidato de Bélgica me dio un abrazo y también se acercó el ganador del año pasado. Los técnicos de la gala se sentían asustados y me pedían perdón".

Así que la segunda vez que salió lo hizo si cabe con más aplomo. "Pensé en mi hijo, se lo dediqué a él y eso me hizo tirar para adelante. Oír a 20.000 personas gritar 'Dani, Dani...' es algo irrepetible". Esos, los que le apoyaron desde Oslo. Porque otros ocho millones de personas le vieron desde España por televisión.

Había mucha expectación en torno al vals de Diges. El madrileño salió elegido porque así lo quiso el público y un jurado de expertos en una gala que organizó TVE en febrero. Aunque entonces, como esta vez, otro quiso eclipsarle. El polémico John Cobra, que se coló entre los diez aspirantes a la cita de Oslo, se desmadró sobre el escenario. Ahora que se había quitado ese 'lastre' a punto han estado de chafarle de nuevo. Claro que al mismo tiempo ha logrado una gran repercusión: "Hay veces que no se gana quedando el primero, sino haciendo las cosas bien", resumió.

Etiquetas