Despliega el menú
Comunicación
Suscríbete

LA SEXTA

Dani Mateo: "No me gustan los programas del corazón"

Monologuista, actor y periodista, este catalán de 29 años se ganó al público presentando el espacio de entrevistas "Noche sin tregua", en Paramount Comedy. Ahora sigue haciendo reír con una sección en el programa estrella de La Sexta, "Sé lo que hicisteis..."

PREGUNTA.- Parece que le han hecho un traje a medida.

RESPUESTA.- Nos lo han hecho a todos los que estamos aquí. Tenemos estilos muy distintos y estamos haciendo lo que más nos gusta: humor a nuestra manera.

P.- Usted se ocupa de las noticias de última hora y analiza los sucesos más curiosos.

R.- En mi caso, el tema es lo de menos porque lo mismo hablo de Internet que de un desfile de perros en Galicia.

P.- ¡Menuda libertad!

R.- Total. Al principio me sorprendió porque yo venía de la radio y siempre había ido muy por libre. Soy una cabra loca y pensé que aquí me iban a poner el cencerro, y resulta que son ellos los que están como un cencerro. Voy a mi bola.

P.- Puede que ese sea uno de los factores del éxito de "Sé lo que hicisteis..."

R.- El secreto es que no nos tomamos nada muy en serio. Comentemos errores, no nos salen bien las cosas y somos los primeros en reírnos. Y el segundo factor es el buen rollo que hay entre nosotros. Diga lo que diga María Eugenia Yague -colaboradora de "Está pasando" en Tele 5-, estamos muy unidos y eso traspasa la pantalla. Es que, además, no se puede fingir porque la audiencia sabe mucho de televisión y notan cuando estás actuando.

P.- Dice que se lleva bien con Patricia Conde, Pilar Rubio, Berta Collado... Pero su debilidad es Ángel Martín.

R.- Es obvio que por Ángel siento devoción. Somos amigos antes de la tele, le admiro mucho y aprendo mucho con él porque es muy bueno.

P.- Usted es periodista, actor en la serie de Antena 3 "La familia Mata", hace monólogos... Lo que se dice un "todoterreno"

R.- No lo soy porque no hago nada muy bien. Lo que pasa es que no me da miedo equivocarme porque, además, es la única forma de aprender. Acabo de cumplir 29 años, todavía tengo margen para meter la pata y lo bueno es que en "Se lo que hicisteis..." probamos muchas cosas, lo mismo estamos en plató que haciendo un 'sktech' en directo. Es un gimnasio diario.

P.- ¿Ve los programas de corazón?

R.- No, porque no me gustan, no me parecen interesantes. Es más, tengo prohibidos ver algunos porque hemos perdido la cabeza al traspasar, no digo ya fronteras legales, sino éticas y morales. Se está yendo todo un poco de madre, se venden vidas privadas sin escrúpulos y nadie dice nada.

P.- Y como persona pública que es, ¿cómo lo lleva?

R.- Me da miedo. Si no le digo a mi madre qué he hecho, ¿por qué lo tiene que saber un tío que se compra una revista? Antes, la prensa rosa, en la que hay muy buenos profesionales, era otra cosa.

P.- Pero su programa se nutre del "cuore".

R.- Mi sección está un poco al margen, pero en "Se lo que hicisteis..." no se habla de famosos, sino de los que hablan de famosos. No nos interesa lo que hace Madonna en su casa, sí cuando está en un escenario.

P.- Los españoles tenemos fama de ser graciosos. ¿Cómo andamos de humor?

R.- Somos muy buenos para reírnos de los otros y también de nosotros mismos. Yo todos los días me digo que si me he reído de mucha gente, no me puedo olvidar de reírme de mi mismo.

P.- En estos momentos, el humor está muy presente en la televisión.

R.- Es este campo estamos viviendo un gran momento. Es un lujo contar con "Muchachada nui", "CQC", "Camera café", la gente de "Aída"... No se valora mucho porque hay muchos profesionales muy buenos en esto de hacer reír, que no es nada fácil.

P.- Le tengo que preguntar por el pique entre "Está pasando" y "Sé lo que hicisteis...".

R.- Aquí queremos pensar que ellos se lo toman de la misma manera que nosotros. No hacemos daño a nadie ni somos ejemplo de nada. Somos bufones y estamos para reírnos de todo lo que hacemos todos.

P.- Dicen que Antena 3 le ha tirado los tejos.

R.- Siempre hay rumores. De momento, estoy muy bien aquí, así que tendrían que hacerme un ofertón.

Etiquetas