Despliega el menú
Comunicación
Suscríbete

CUATRO

Cuatro da la puntilla a George Bush

Horas antes de la llegada de Obama, la cadena emite un filme que recrea un posible atentado contra el presidente.

Cuando todo está preparado para la toma de posesión de Barak Obama como nuevo presidente de Estados Unidos, Cuatro ofrece esta noche (0.05) 'Muerte de un presidente', un trabajo documental, ganador del Emmy al mejor telefilme, que especula sobre el asesinato de George W. Bush, 43º presidente de los Estados Unidos, el 19 de octubre de 2007 en el Estado de Chicago.

Ese fatídico día, después de un discurso sobre economía ofrecido por Bush en un famoso hotel de la ciudad y en medio de una protesta anti-guerra, el actual mandatario es disparado por un francotirador. El presidente será rápidamente trasladado a un hospital pero será imposible salvar su vida y desafortunadamente morirá. El primer sospechoso de asesinato será un hombre de origen sirio, Jamal Abu Zikri.

Con un país conmocionado por el asesinato del presidente, será, el hasta ahora vicepresidente, Dick Cheney, el que se convierta en el 44º presidente de los Estados Unidos. A partir de aquí, el documental sigue las actuaciones políticas del nuevo mandatario, así como la investigación para descubrir quién ha sido el asesino del presidente.

El trabajo entrelaza con acierto imágenes de archivo, efectos especiales generados por ordenador, y una buena actuación actoral de Hend Ayoub y Brian Boland. Esta producción inglesa fue dirigida por Gabriel Range en 2007 y pudo verse en Zaragoza -en los Cines Renoir y en versión original- en junio del pasado verano.

El falso documental, que también obtuvo el Premio de la Crítica en el Festival de Toronto, pone el acento en diversas entrevistas a personas del entorno presidencial, cada una de las cuales explica a la cámara los momentos previos al magnicidio. 'Muerte de un presidente' es una película interesante, aunque, a veces, el exhaustivo trabajo de documentación, el exceso de datos y de textos acaban por restarle dinamismo y el ritmo que toda obra del séptimo arte requiere. Pero ello no le resta interés y, en ocasiones, emoción, sobre todo en la parte final de la película que es, quizás, la menos documental y la más abiertamente cinematográfica. Un feliz experimento que a los programadores de Cuatro les ha venido como anillo al dedo, si bien es cierto que 'Muerte de un presidente' deberá recoger la audiencia que deje hoy la segunda entrega de 'Granjero busca esposa'. ¿Tendrán ambos productos el mismo tipo de público? A saber...

Etiquetas