Comunicación
Suscríbete

internet

Analista web: una profesión de presente

En tiempos de problemas económicos urgen oportunidades. Buscar negocio en internet es, ahora mismo, una gran oportunidad. La red no para de crecer, es un modelo en expansión que necesita nuevos profesionales: el SEO, el community manager y, cada vez más, el experto en análisis web.

Gemma Muñoz
Analista web: una profesión de presente

En tiempos de problemas económicos como los actuales surgen muchas oportunidades. Buscar negocio en internet es una de ellas. La red no para de crecer, es un modelo en expansión que necesita nuevos profesionales: el SEO, el community manager y, cada vez más, el experto en análisis web.

La popularidad de esta profesional se debe a que las empresas han pasado de un análisis cuantitativo ("soy el líder en usuarios o tengo millones de páginas vistas") a la búsqueda de “saber si tienen un alto rendimiento en internet, si están invirtiendo en lo que deben en el momento que deben y cómo deben. Y esto solamente se logra con conocimiento, proporcionado por los datos, y formando parte de una estrategia global en la que toda la empresa debe estar implicada.

Desde que se cronometran las carreras, se corre más rápido”, explica Gemma Muñoz, directora del Master de Analítica Web de K School, uno de los más prestigiosos que se ofrecen en España y que este año abrirá un curso en Zaragoza.

Este perfil profesional es cada vez más demandado porque permite tomar decisiones basadas en los datos, lo que mejora los resultados. Muñoz expone la evolución del web y la necesidad de los negocios de contar con estos profesionales: “Las empresas se están dando cuenta de que para sacar el máximo rendimiento a su canal online necesitan medir los esfuerzos que realizan en todo lo que tiene que ver con este canal. Así pueden aprender dónde deben actuar para sacar el máximo jugo”.

Ricardo Tayar, coordinador del curso en Aragón, añade que se ha producido una evolución en las empresas y su relación con internet: “Hasta hace muy poco la principal preocupación de las empresas, en lo relativo a internet, era tener presencia en la web. Pero es ahora cuando muchas empresas se están preguntando si sacan el rendimiento adecuado a esa presencia y a esa inversión”.

El analista web es clave en la estrategia de un negocio. Su obligación es “transformar la información en conocimiento”, explica Muñoz. Tayar enumera sus funciones: “Definir cómo medir los objetivos que quiere conseguir una empresa con un sitio web; hacer esa medición y valorar y llevar un control de la evolución de datos y del por qué; informar de la evolución y del porqué de la misma a la dirección de la empresa; proponer mejoras y acciones que se traduzcan en mejores resultados según los objetivos perseguidos, y gestionar la presencia web sobre la base de datos cuantitativos y cualitativos. Además, debe buscar la mejora de esa presencia de manera continua, porque internet es un medio vivo y rápido, donde los estándares se redefinen cada poco tiempo”.

¿Vale cualquiera para este puesto?

El perfil de esta figura es importante. “Debe tener una visión global siempre, debe entender que un sitio web es un instrumento para conseguir unos objetivos de empresa”, asegura Ricardo Tayar. Además, la persona que quiera dedicarse a este oficio debe saber que en seis meses se puede quedar fuera: la autoformación continuada es clave: “Hay mucho material disponible, libros, blogs, distintas conferencias o eventos, existen herramientas gratuitas que permiten iniciarse en esta disciplina…”, explica Muñoz que dirige el Master en Analítica Web de K School.

Sobre las habilidades necesarias es evidente que algo de números debe saber, ya que la estadística es importante; el marketing, la programación en informática, el diseño y la usabilidad tampoco le deben ser desconocidos. “Lo ideal es tener la vocación, altas dosis de sentido común y estudiar todo esto desde la perspectiva de la analítica web. Estudiando analítica web te formas en todo lo relacionado con el marketing online, la usabilidad, el diseño, las redes sociales e incluso con temas técnicos. Esto te da una visión de 360 grados sobre internet”, afirma Muñoz.

El valor de la persona

Hay muchas herramientas que ayudan en este trabajo. Los dos expertos recalcan el valor de conocerlas, pero también la importancia de la persona: “La principal herramienta de un analista es su cabeza, saber dónde tiene que mirar y cómo tiene que interpretar los datos, entender el contexto para que sus propuestas se traduzcan en mejoras palpables”. Herramientas de analítica web como Google Analytics o Crazy Egg son muy populares, pero solo dan datos. “Si no sabes qué hacer con ellas ¿para qué te sirven?”, pregunta Gemma Muñoz.

Etiquetas