Comunicación
Suscríbete por 1€

Nagore Robles: "El amor es un campo que jamás se domina"

Se pone al frente de 'Baila conmigo', el nuevo 'dating show' de Cuatro.

Nagore Robles presenta 'Baila conmigo'
Nagore Robles presenta 'Baila conmigo'
Cuatro

En menos de un año, tras su debut como presentadora en 'Sobreviviré', un 'late show' gamberro que Mediaset ofreció en Mitele Plus, Nagore Robles (Basauri, Vizcaya, 39 años) asume una nueva oportunidad al frente de su propio programa de televisión. La exconcursante de 'Gran Hermano' conduce cada tarde (20:45 horas) en Cuatro 'Baila conmigo', un 'dating show' en el que dos protagonistas buscan encontrar a su pareja ideal entre tres candidatos con los que conviven en una mansión de lujo.

-Es su segundo proyecto propio en Mediaset en menos de un año.

-Me siento muy orgullosa, con muchas ganas de aprender. Cuando te sientes bien contigo misma, cuando crees que lo estás haciendo un poquito mejor que el año anterior, porque yo creo en la evolución, y te sientes respaldada por las personas con las que llevas trabajando tantos años, eso te hace sentir muy bien.

-Hay muchos programa de citas en televisión pero, ¿qué hace 'Baila conmigo' diferente al resto?

-Me llamó absolutamente todo del formato. Adoro los programas de amor y los 'realities'; y 'Baila conmigo' es una mezcla de los dos. Es en directo, en una mansión de lujo, donde no hay plató ni se ven condicionados por las opiniones de los colaboradores. Es puro y virgen. Están aislados y compaginan el conocer a una persona con su rutina. Cuando creas una burbuja tan intensa en televisión y lo llevas a tu vida real, pierde muchísimo peso y se desvanecen los sentimientos y las emociones. Todo se magnifica.

-¿El espectador va a tener un papel relevante en el formato?

-Va a tomar decisiones fundamentales para el transcurso del programa y las vivencias de cada protagonista. Lo que decida el espectador va a tener muchísimo peso en la casa. Esto es fantástico, porque el público y las redes sociales son más rápidos, elocuentes y brillantes que los propios guionistas, personajes o yo misma.

-Fuiste asesora en 'Mujeres y hombres y viceversa'. ¿Cambió entonces su visión sobre el amor?

-El amor es un campo que jamás se domina. Soy fan de este tipo de programas. Adoraré los 'dating shows' y los 'realities' porque me siguen sorprendiendo. No hay nada más enriquecedor que darte cuenta de que no sabes nada. Y que cada día te cambian tus ideas y tus esquemas. Nunca vamos a ser expertos en el amor, porque muchas veces hemos prejuzgado una historia o una relación, y luego nos han cambiado los esquemas.

-Es novata como presentadora de televisión. ¿Quiénes son sus referentes como comunicadores? ¿Le han dado algún consejo?

-Lo único que me han dicho es que lo disfrute. Están súper contentos con que me hayan dado esta oportunidad que tanto me merecía. Tengo que aprender de todos ellos: de Toñi Moreno, de Emma García, de Sandra Barneda, de Jorge Javier Vázquez. He trabajado con tantos y tan buenos, que he tenido mucha suerte. No hay una mejor escuela. Soy muy observadora y trato de aprender todo lo que pueda.

-¿Y cómo lleva las críticas?

-Imagínate una persona que se estrena en televisión, con 'Gran Hermano', teniendo el 95% de expulsión, un récord mundial, y teniendo esa etiqueta que me pusieron como 'la más odiada de España' y 'la concursante más mala' de todas las ediciones. Aquello no me afectó. Soy una persona que, lo que más valoro, es la opinión que tengo sobre mi misma. Porque todos sabemos cuándo nos equivocamos o estamos por el buen camino. Las críticas no dependen de tu comportamiento, sino de la idea que pueden tener los demás sobre ti.

-Entonces, ¿no tiene en cuenta las opiniones ajenas?

-Nunca he tenido en cuenta la opinión de la gente que critica con saña, pero sí tengo en cuenta los consejos para mejorar. Y también tengo en cuenta las opiniones de la gente que me conoce. A partir de ahí, tendemos a idolatrar a las personas que salen en televisión, y somos como todo el mundo. Deberíamos ser más compasivos y menos críticos.

-¿Qué sentimiento tuvo al entrar en la casa de 'Secret Story' y volver a Guadalix de la Sierra?

Fue un cóctel de emociones brutal. La casa ha cambiado muchísimo, pero había gente del equipo que me vio llegar con 26 años, con esa fuerza e idea de 'me voy a comer el mundo' cuando era una tía súper sencilla y necesitaba mucho que aprender. Fue emocionante subir de una forma distinta, siendo una mujer muy diferente a la que entró, pero con las mismas ganas de disfrutar.

-Ha pasado un año de la serie documental de Rocío Carrasco. ¿Qué lectura hace?

-Fue una de las mejores cosas que se han hecho en televisión. De los mejores documentales. La productora La Fábrica de la Tele es brutal, te puede gustar más o menos, pero nunca deja indiferente. Fue histórico. Se le dio voz a una persona silenciada después de tantísimos años, tan criticada e injustamente vapuleada, donde se le desterró de su papel como madre, como profesional e hija. El hecho de darle altavoz a una mujer como ella, que también era el altavoz de tantas mujeres silenciadas de España, con situaciones injustas y duras, fue algo increíble. Me alegré de que Rocío rompiera esas barreras y alzara su voz. Ayudó al aumento de llamadas del 016 contra la violencia machista.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión