Despliega el menú
Comunicación
Suscríbete

televisión

Cuánto cuesta sacar adelante una serie

Cadenas y plataformas tardan en decidirse por sus proyectos de ficción pese a la gran demanda.

La actriz Fiorella Faltoyano durante el rodaje de 'Sentimos las molestias'
La actriz Fiorella Faltoyano durante el rodaje de 'Sentimos las molestias'
Tamara Arranz/EFE

El sector audiovisual en España vive un momento dulce gracias al aumento de plataformas y al mayor consumo de series. Se ha duplicado la puesta en marcha de títulos ante la gran demanda de este tipo de productos entre el público. A las cadenas tradicionales se han unido ahora firmas como Netflix, Amazon o Apple, que también apuestan por la producción nacional. Es cierto que la pandemia paralizó un gran número de rodajes, pero aun así el mercado atraviesa una etapa dulce.

¿Eso quiere decir que todos los proyectos de series salen adelante actualmente en España? Ni mucho menos. Ni siquiera todos los que se anuncian a bombo y platillo. Una cosa es la intención y otra que lleguen a puerto. Siguen siendo formatos caros, por lo que los canales se lo piensan mucho antes de dar luz verde a algunas propuestas. «Se presentan muchísimos proyectos a las cadenas, normalmente de la mano de una productora. Una inmensa mayoría es rechazada y los pocos elegidos entran a una gymkana que puede tener diferentes fases según el interés de la cadena o las peculiaridades del proyecto», explica Darío Madrona, uno de los creadores de 'Élite', que ahora será showrunner de 'One of us is lying', título para la plataforma Peacock, propiedad de NBC. Antes de labrar este éxito le ha tocado pelear muchas ideas y ver cómo algunas eran desestimadas.

En octubre de 2019 la productora Fremantle anunció que preparaba la adaptación a ficción del libro 'El director', del periodista David Jiménez. Han pasado casi dos años y apenas se conocen detalles sobre esta producción. No es nada extraño. Los plazos para que muchas de estas propuestas salgan adelante son amplios. En este caso desde Fremantle descartan hacer declaraciones y aseguran que en breve posiblemente hagan alguna comunicación oficial.

En noviembre del año pasado Secuoya adquirió los derechos de la novela gráfica 'La mala leche', firmada por Henar Álvarez y con ilustraciones de Ana Müshell, para trasladarla a la pantalla. No ha trascendido nada más desde entonces. Son solo dos ejemplos recientes. Es una práctica que desde las productoras se compren desarrollos u obras acabadas, pero eso no quiere decir que todas vayan a conseguir estrenarse.

Tras bastidores

«Mover una idea depende, aquí y ahora, más de lo que busca la cadena, de la relación con productoras de confianza... y creo que de pertenencia a un 'mainstream'», comenta el guionista Javier Olivares. «Particularmente, creo que series como 'El Ministerio del Tiempo', 'Veneno' o 'Fariña' son un milagro. Mi experiencia es que da igual los años que lleves. Las cadenas y plataformas tienen una idea muy clara de lo que quieren», añade. Este autor trabaja ahora en una especie de 'The Crown' a la española. Mediapro Studio anunció a principios de julio que tiene planificadas tres temporadas de 'El Rey', en torno a la figura de Juan Carlos I y contando con el apoyo del libro que sobre el monarca escribió Pilar Eyre. De momento se halla en fase de desarrollo y todavía no tiene asignado un canal o plataforma para su emisión.

«Son más las series que te rechazan que las que vendes. Particularmente, en los últimos cinco años, calculo que no he logrado colocar cerca de diez proyectos», confiesa Olivares, que ha vivido diferentes experiencias al respecto en su carrera. «Con 'Isabel', la primera productora (ISLA) vendió la idea a TVE y empezó a desarrollarla, pero TVE no vio claro lo que recibía y pidió que se asociase con Diagonal».

«A partir de ahí, durante casi dos años, tampoco se avanza», prosigue. «De casualidad, el proyecto llega a mis manos. La casualidad fue que mi hermano me llamó a Barcelona, donde yo vivía, para decirme que le acababan de diagnosticar ELA. Me vine abajo y tenía un largo puente (el de la Constitución) por delante. Me presenté en Diagonal y dije que necesitaba trabajar en algo o me iba a volver loco. Pregunté por cómo iba 'Isabel' y me dijeron que no avanzaba y logré que me dejaran la documentación. En ese puente, deseché todo y la esquematicé de nuevo. Así se la enviaron a TVE, que dio el ok».

«En el caso de 'El Ministerio del Tiempo' llevé un guion a TVE y les interesó de inmediato. A partir de ahí, el problema fue encontrar un 'partner' con músculo financiero. Nos costó más de un año hasta que apareció Onza. Antes, todas las productoras a las que fuimos ponían como condición asumir la parte creativa y que no hubiera 'showrunner'. José María Irisarri entendió el concepto y lo apoyó a muerte. En el caso de la cuarta temporada fue Rosa María Mateo, al llegar a (la presidencia de) RTVE, quien planteó que la serie debía tener otra temporada y me llamó», resume.

Paciencia

«Todo depende del grado de confianza en el éxito del proyecto, supongo. Si se trata de un material muy cotizado, adaptación de un 'bestseller' o el 'remake' de alguna serie mítica, te los pueden comprar antes de que hayas escrito una línea del guion. En otros casos, las 'pruebas' a superar pueden ser variopintas y más o menos complicadas: biblia y piloto, varios capítulos escritos y hasta un episodio rodado. En Estados Unidos es muy normal que se rueden pilotos que luego no llegan a ningún sitio y la serie nunca se hace. Aquí en España no ha ocurrido tanto porque es muy caro, pero alguna vez ha pasado», argumenta Madrona. Con la tele toca armarse de paciencia, estar preparado para el 'no' y ser constante. Incluso con un formato de moda como son las series.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión