Despliega el menú
Comunicación
Suscríbete

María Teresa Campos cumple 80 años sin programa televisivo y en guerra con su ex

La que fuera primera dama de la televisión atraviesa días difíciles.

María Teresa acompañada de sus hijas a su salida de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, donde permanecía ingresada.
María Teresa acompañada de sus hijas a su salida de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, donde permanecía ingresada.
Efe

María Teresa Campos no es muy amiga de hablar de su edad. De hecho, pudimos ver una agria polémica entre ella y la que hasta entonces había sido compañera y amiga, Isabel Gemio, a cuenta de los 80 años que precisamente cumple este viernes. A la periodista no parece gustarle hablar del paso del tiempo, sin embargo, estas ocho décadas de vida le han permitido atesorar un bagaje profesional a la altura de los primeros espadas del periodismo nacional e internacional, con entrevistas a políticos, incluidos presidentes del gobierno, y a artistas mundiales que uno a uno iban pasando por sus programas matinales.

Nacida un 18 de junio de 1941 en Tetuán, entonces protectorado español, con apenas un año recaló en Málaga, ciudad que se convirtió en su casa y que la vio nacer profesionalmente. A cambio, ella ha sido una auténtica embajadora malagueña, llevando el nombre de la ciudad allá por donde pasaba. María Teresa Campos forma parte de la historia de la televisión española aunque celebra su 80 cumpleaños en plena encrucijada vital con varios frentes abiertos.

Por un lado, parece que su situación económica no sería tan brillante como cabría esperar después de toda una vida cosechando éxitos, a lo que se suma que no tiene actualmente ningún programa en la parrilla televisiva. Por otro lado, las polémicas persiguen a su familia. Sus hijas, Terelu y Carmen Borrego, son colaboradoras de televisión y suelen ocupar titulares por las más diversas razones todas las semanas. Por si fuera poco, su nieta Alejandra Rubio, hija de Terelu, también se ha sumado a la saga televisiva aireando problemas familiares públicamente. Todo un suma y sigue que se completa con la guerra abierta que mantiene con el que fuera su última pareja conocida, el humorista Edmundo, Bigote, Arrocet, de quien se rumorea que está preparando su regreso a España desde Chile, mientras su hija Gabriela caldea el ambiente con declaraciones sobre las Campos.

Con todo, hasta el momento, los golpes más duros que se ha llevado la periodista han tenido que ver con la salud, la propia y la de sus allegadas más directas. En 2001, Carmen Borrego, la menor de sus hijas, era la primera en sentir el zarpazo del cáncer. Era hospitalizada por un principio de ictus y en ese momento se le diagnosticaba un cáncer de útero en fase inicial que, afortunadamente pudo superar.

En 2008, era la propia María Teresa quien tenía que retirarse de la pequeña pantalla para hacer frente a un cáncer de garganta y en 2012 le diagnosticaban a su hija Terelu uno de pecho por el que ha tenido que seguir tratamiento y ser intervenida en varias ocasiones.

Un proceso muy largo y duro que ha sabido compaginar con su trabajo de colaboradora en diferentes programas de televisión. En medio de esa lucha, en 2014, a Araceli, hermana de la presentadora, le diagnosticaban un tumor cerebral. Falleció en agosto de 2015. Unas difíciles pruebas que han marcado a la familia.

Vida televisada

María Teresa no pasa por su mejor momento y algunos marcan el declive de su figura por su participación en lo que vinieron a llamar 'docureality' de Las Campos, donde la matriarca y sus dos hijas mostraban por capítulos su día a día: compras en el mercadillo, cenas de Navidad, conversaciones privadas. Sin embargo, la situación actual no puede empañar una trayectoria que la convirtió en la reina de las mañanas.

Licenciada en Filosofía y Letras, desde muy joven comenzó su andadura en la radio, en Radio Juventud, donde trabajaba su hermano. Allí se curtió en programas como 'Discos dedicados' o 'Panorama'. Su ímpetu y capacidad de trabajo despuntó desde el primer momento, consiguiendo hacerse un nombre. En 1968 recaló en Radio Popular donde presentaba 'Español Pop'. Siempre comprometida con la libertad de expresión, organizó conciertos de los artistas más significados políticamente como Joan Manuel Serrat o Lluís Llach, participó en programas que daban voz a un incipiente feminismo y fue la encargada de leer en Málaga el manifiesto contra el 23-F.

Su carrera siguió evolucionando hasta llegar a convertirse en directora en Andalucía de Radiocadena Española, labor por la que recibió el Premio Ondas en 1980. Precisamente a principios de los 80 llegó su traslado a Madrid y comenzaron sus primeros pinitos en televisión como colaboradora en 'Esta noche', presentado por Carmen Maura. Lo siguiente, tras años de trabajo entre la radio y la televisión, fue convertirse en la reina de las mañanas gracias a su programa matinal que a lo largo de los años ha ido cambiando de nombre, desde los primeros 'Esta es su casa' y 'Pasa la vida' hasta el más reciente 'Cada día', en Antena 3, si bien la auténtica explosión mediática llegó al frente de 'Día a Día' en Telecinco, donde llegó a tener audiencias del 30%. Tras un breve paso por Antena 3, regresó a Mediaset, donde terminó haciéndose cargo de las tardes del fin de semana con 'Qué tiempo tan feliz'.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión