Despliega el menú
Comunicación

La televisión italiana, en el punto de mira por sexismo

La Rai retiró de su parrilla un programa en el que se enseñaba a las mujeres a "actuar de manera sexi" cuando fueran al supermercado.

La bailarina italiana Emily Angelillo, durante el tutorial sobre cómo ser "sexi" en el supermercado.
La bailarina italiana Emily Angelillo, durante el tutorial sobre cómo ser "sexi" en el supermercado.
Vocento

El tutorial tardó poco en viralizarse por las redes sociales y generó gran enfado en gran parte de la sociedad italiana. El programa 'Detto Fatto' ('Dicho y hecho'), que presentaba Bianca Guaccero y se difundía en la franja de sobremesa por el segundo canal público de la Rai, levantó una fuerte polémica al mostrar cómo debían de actuar "de manera sexi" las mujeres durante sus compras en el supermercado. En el vídeo aparecía la bailarina Emily Angelillo, ligera de ropa, con pantalones cortos de cuero y zapatos de tacón, y con un carrito de la compra en el plató de televisión.

Se acercaba a la estantería y explicaba cómo coger los productos que "accidentalmente" se caen al suelo. "Hay que arrodillarse con las piernas cerradas para que la situación no sea vulgar", aclaró la enseñante. Y levantarse, añadió, elevando "un poco el trasero" para no perder la sensualidad frente a terceros. Su emisión coincidió con la semana del día internacional -25 de noviembre- para la eliminación de la violencia de género. Pese al tono "desenfadado" que pretendían incorporar desde el espacio, las críticas no se hicieron esperar y tampoco las disculpas de la Rai. El formato, que es grabado, suspendió su emisión mientras la televisión pública se encuentra trabajando en "adecuarlo al mensaje de servicio público".

Sin embargo, la cadena repitió una entrega pasada de 'Detto Fatto' en la que se mostraba un desfile de lencería y también a una experta en sujetadores. "RAI, ¿nos estás tomando el pelo o no hay ni un mínimo control?", escribió en las redes sociales la senadora del Partido Democrático (PD) Valeria Fedelli. Finalmente, tras esa reposición, se eliminó el espacio de la parrilla de programación, que llevaba en emisión ininterrumpida desde el año 2013. La estructura del formato, que tenía como destinatario la audiencia más joven, incluía otros tutoriales cobre consejos de belleza, de moda o cocina.

Mujeres "peligrosas"

Pero no es la primera vez que la televisión pública de Italia vive fuertes acusaciones de machismo y trato vejatorio hacia la mujer. En 2017, la Rai debatió en el programa 'Parliamone... sabato' ('Hablemos de eso... el sábado') por qué las mujeres de Europa del Este eran un "peligro" para los hombres italianos. En el mismo, se citaban supuestas cualidades que rozaban el ridículo, como que las féminas de estos países "recuperaban su bonita figura" después del parto. También señalaron que perdonan "con facilidad" las infidelidades, "son amas de casa perfectas", "dejan tomar las decisiones a los hombres" y "no se quejan ni se ponen de mal humor". "Desde el este: ¿'robamaridos' o esposas perfectas?", se preguntaban los participantes en el debate.

Tras la emisión y las polémicas por su contenido machista y xenófobo, la dirección del ente público decidió suspender el magacín vespertino y reconoció el "error disparatado e inaceptable" al permitir esa discusión.

Vieja polémica

La controversia por el carácter sexista y retrógrado de una parte de los contenidos de las televisiones italianas viene de lejos. Fue el documental 'El cuerpo de las mujeres', codirigido por la activista Lorella Zanardo, publicado en el año 2009 en internet, el que comenzó a denunciar la utilización de la mujer en los programas de las cadenas de Italia.

La autora utiliza fragmentos de estos espacios para mostrar la mercantilización que se hace, a su juicio, del cuerpo femenino y que fomentan los estereotipos y roles de género. En este trabajo se muestra cómo las operaciones de cirugía estética se dispararon y cómo se rechaza la vejez femenina, exigiendo unos cánones de belleza principalmente en jóvenes. El proyecto se convirtió en un ejemplo para trabajar en defensa de los derechos de la mujer y se llegó a presentar hasta en el Parlamento europeo.

Peros lo más nostálgicos tendrán en la memoria los programas que proliferaron en la década de los 90, impulsados en gran parte por Canale 5, de Silvio Berlusconi, quien propagó los formatos de entretenimiento donde aparecía la mujer como mero objeto decorativo. Sin embargo, su éxito se expandió a otros canales y países, como España, donde se popularizaron las 'mamachichos' de Telecinco. En el caso de la Rai decidió en 2003, a través de un decreto, la eliminación de la presencia de bailarinas semidesnudas en sus canales. Un paso relevante que, no obstante, no eliminó los episodios esporádicos de machismo que todavía salen a la luz en 2020.

Etiquetas
Comentarios