Despliega el menú
Comunicación

televisión

Las deslenguadas marionetas de los platós

De tela, de látex, de plástico e incluso de simple cuerda, los 'muppets' siguen dando mucha guerra en televisión cuando se cumplen 30 años de la muerte de Jim Henson.

[[[HA ARCHIVO]]] 156274.JPG
La rana Gustavo y la cerdita Peggy, a bordo de una limusina.
Reuters

Esta semana se cumplen 30 años del fallecimiento de Jim Henson, el creador de ‘Barrio Sésamo’, ‘Los teleñecos’ o películas clásicas como ‘Dentro del laberinto’, que protagonizó David Bowie. Muchos otros títeres y muñecos han aparecido en televisión desde entonces, pero pocos han estado a la altura de la rana Gustavo (de nombre Kermit en medio mundo), de Epi y Blas (que hoy podrían dar a los niños mil lecciones sobre estos días inciertos) o de la cerdita Peggy, habilidosa ella en dar golpes de kárate.

En España (y Aragón) también ha habido muñecos que se han ganado una merecida fama catódica porque, como decía Lolo Rico, “con ellos se pueden plantear muchas cosas que con otros medios no se dirían”. Rico, creadora de ‘La bola de cristal’, trajo a la televisión de los años ochenta unos modernísimos electroduendes, que habían sido fabricados por Ángel Pacheco. Estos curiosos personajes demostraron lo que ya había hecho Jim Henson años antes: que un elemento asociado al ocio infantil podía ser un vehículo idóneo para otros fines. De hecho, según confesó en su día el guionista Santiago Alba, su propósito con la bruja Avería no era otro sino explicar la figura de Marx a los niños… De ahí la famosa frase de "¡Viva el mal, viva el capital!".

Lolo Rico, creadora de 'La bola de cristal', con la Bruja Avería detrás.
Lolo Rico, creadora de 'La bola de cristal', con la Bruja Avería detrás.
EFE

Los que ahora superen los cuarenta recordarán seguro a Horacio Pinchadiscos que difundía entre los niños la música moderna con vídeos de muñecos que eran réplicas de los cantantes de moda. El programa se llamaba 'Sabadabadá' y la factura de aquellos títeres era parecida a la que después utilizaron los componentes del dúo cómico Gomaespuma con el profesor de idiomas Don Eusebio en 'Gomaespuminglish'.

En los 90 este tipo de muñecos se sofisticaron y pasaron a hacer parodia política, exportando una idea original del Canal+ francés y del programa británico 'Spitting images'. Las marionetas ofrecían simpáticas caricaturas de la política pero también de la sociedad y en la pantalla se confundían las personalidades de Margaret Thatcher, Gadafi, Madonna o Stallone. 'Las noticias del guiñol', que así se llamaba la versión patria, contó con presencia aragonesa, pues la actriz Luisa Ezquerra ponía voz al 'muñegote' de Ana Botella.

[[[HA ARCHIVO]]] Beca.JPG
El sarrio Beca (claro, quizá fuera una rebeca), de los aragoneses 'Zagales'.
Heraldo.es

Por estas tierras, en la incipiente televisión autonómica, hubo un tiempo en el que un dragón, un león coronado, un dinosaurio y un sarrio del Pirineo explicaban a los ‘Zagales’, así se llamaba el programa, aspectos básicos y esenciales para su educación. Estos ‘muppets’ pertenecientes al imaginario aragonés fueron creados por la factoría de Félix Zapatero, el mismo productor que estaba detrás del magacín ‘Que viene el lobo’.

En los últimos años hay un par de muñecos que se llevan toda la fama y gloria televisiva en España y que, además, despachan su abundante mercadotecnia con desparpajo. Se trata de Trancas y Barrancas, que empezaron siendo simples calcetines y ahora son mimados contertulios de felpa que duermen bajo la mesa de ‘El hormiguero’. Jorge Salvador, codirector de 7 y Accción, productora del programa, contaba en su estreno que fue Pablo Motos quien se inventó estas hormigas rosas para tener "un elemento más en las entrevistas que pudieran decir lo que una persona normal no puede, ser políticamente incorrecto cuando la entrevista lo pide". Ya se sabe que con una hormiga de peluche uno no se puede enfadar…

Etiquetas
Comentarios