Despliega el menú
Comunicación

televisión

Superhéroe a la española

Netflix estrenará el día 31 la serie 'El vecino', dirigida por Nacho Vigalondo.

La nueva serie 'El vecino' de Netflix
La nueva serie 'El vecino' de Netflix
Heraldo.es

En un terreno poco explorado por la ficción española como el de los superhéroes, y justo el último día del año, aterriza 'El vecino'. Diez capítulos de unos treinta minutos de la producción original de Netflix, basada en el cómic homónimo de Santiago García y Pepo Pérez, que estarán disponibles el 31 de diciembre. La duración por episodio es inferior al tiempo que necesitaba de media Quim Gutiérrez para meterse en el traje que lo convierte en Titán, que rondaba los tres cuartos de hora.

En 'El vecino', Gutiérrez es Javier, un treintañero que no sabe lidiar ni con la madurez ni con su novia periodista (Clara Lago), y que se convierte de repente en un superhéroe, con la ayuda de su vecino opositor (Adrián Pino). De hecho, tal y como comenta Carlos de Pando, uno de los creadores, la serie está cimentada en dos frases. Primera: "Tener superpoderes no te va a librar de madurar". Segunda: "Intentar ser la mejor versión de nosotros mismos es el único superpoder al que podemos aspirar".

Lector de cómics desde que tiene uso de razón, De Pando dice que "el personaje en el que Santiago y Pepo se basaron es Spiderman", porque "tiene que conciliar su vida real con la superheroica", que además "es la fuente principal de sus conflictos". Y en cuanto a su adaptación a la pequeña pantalla, explica que su objetivo era mantener el mismo espíritu, "pero modernizándolo un poco, porque han pasado quince años desde que se editó". Sin embargo, pese a ser un amante de las novelas gráficas nunca antes había sentido que una serie de superhéroes es lo que realmente quería hacer. Al menos, hasta ahora.

La metamorfosis de Quim

Muy diferente es la versión de la otra creadora de la ficción, Sara Antuña, que sí cumple con 'El vecino' uno de sus sueños. Ya saboreó un poco esta vertiente profesional como guionista de la última temporada de 'Los hombres de Paco', en la que sus protagonistas "se enfrentaron a Satán con la ayuda de un robot y un superhéroe". En aquellos capítulos, Blackman, interpretado por Asier Etxeandia, torcía la suerte a su favor -podía, por ejemplo, tirarse por un balcón porque sabía que algo ocurriría que lo mantendría ileso- y Antuña confiesa que le hubiese encantado explorar más el personaje. Pero la serie finalizó y sus ganas de "escribir otro superhéroe" quedaron intactas, hasta que se ha quitado la espinita con "el Spiderman que le hubiese gustado ver a Nacho Vigalondo", el encargado de rodar la serie.

El director destaca "la capacidad de metamorfosis" de Quim Gutiérrez, "parecida a la de Brad Pitt", otro "galán que está como una cabra y que no tiene que modificarse demasiado para hacer un personaje de alguien del submundo". Ambos han tenido que lidiar con la complicación añadida de filmar con una indumentaria como la de Titán. Vigalondo asegura que era como dirigir "a alguien que está dentro de una cueva", porque "el actor no sabe ni dónde está mirando ni escucha" cuando se pone el traje, "ya sea ese o el de Espinete".

Salvando el asunto de la vestimenta, De Pando apunta que lo más complicado de la serie ha sido "conciliar lo más sobrenatural del mundo y lo menos". Es decir, que en la historia "pesara lo mismo un tío que vuela y tiene superfuerza, que un grupo de personas a quienes no les llega para pagar el alquiler".

Etiquetas
Comentarios