Despliega el menú
Comunicación

juego de tronos

Maisie tras interpretar a Arya durante una década: "Las posibilidades son infinitas"

La actriz es una de las pocas que ha participado en todos los episodios de la serie, que finaliza este lunes en España. 

Maisie Williams encarna a Ayra, la más joven y valiente de las mujeres Stark.
Maisie Williams encarna a Ayra, la más joven de las hermanas Stark.
HA

Margaret Constance Williams, Maisie, lleva una década delante de las cámaras y este lunes finalizará la que fue su primera experiencia como actriz: 'Juego de Tronos'. Su personaje, Arya Stark, es uno de los pocos que ha participado desde el primer hasta el último episodio de la serie.

Con motivo de esta meteórica carrera que no ha hecho más que empezar (el próximo año estrenará 'Los nuevos mutantes', un nuevo episodio de la saga X-Men y actualmente rueda 'The owners'), el diario 'La Vanguardia' ha publicado una entrevista en la que analiza su paso por 'Juego de Tronos'. En ella explica que está encantada de Arya haya llegado tan lejos: "Es cierto que siempre estás un poco nerviosa respecto de lo que ocurrirá con tu personaje, pero por otro lado la forma en que se plantean las escenas de muerte siempre tienen mucho sentido". 

Respecto a su evolución en la serie: de una niña de 12 de años a la que le gustan los juegos "de chicos" a una precisa asesina, explica que el personaje había perdido la noción de quién era en realidad, aunque en esta última temporada ha ido recuperando su forma de ser. "Arya solía hacer comentarios muy bruscos y eso es algo que siempre me gustó. Sin embargo, fue perdiendo la esperanza y parte de su chispa, hasta llegar a un lugar de verdadera tristeza y dolor", puntualiza. 

Maisie realizó su primera audición con 12 años y fue elegida entre 300 aspirantes a convertirse en Arya Stark. "Cuando dejé la escuela e hice de la actuación mi vida cotidiana, rodeada de gente mucho mayor que yo, me sentía muy cómoda en ese ambiente. Tener que estar en un aula con personas de mi edad me hubiera resultado aterrador", explica. Al mismo tiempo relata que todos "fueron muy sensibles, amables y velaban por mi bienestar, lo cual fue maravilloso". 

En su primera audición llevaba puesto un trajecito que su madre le había comprado: "Era el más lindo que tenía, aunque era un poco extravagante y tenía un agujero en una pierna. Miraba a todas las otras chicas en la sala de espera. Sentía que estaba muy desaliñada, mientras que a todas las demás se les veía muy elegantes y dulces". Quizás fue esto lo que hizo que el personal del casting se fijara en ella. "Estaba completamente fuera de lugar. Pero para Arya eso era exactamente lo que estaban buscando", puntualiza.

Posteriormente realizó otra actuación con Sophie Turner, que interpreta a Sansa: "Me dejé llevar por la escena. Yo no había estudiado para actriz y lo mío era puramente instintivo. Pero Sophie logró obtener lo mejor de mí y la química entre las dos quedó plasmada en las pruebas de cámara". Cuando se pregunta sobre cómo hubiera sido su vida de no ser famosa, tiene una cosa clara: "No me arrepiento de nada, porque tuve una de las experiencias más increíbles y aprendí muchísimo por haber estado trabajando desde que era muy joven". 

Ahora, tras una década trabajando, le queda toda la vida por delante. "Estoy exactamente en este punto. Me estoy preguntando qué quiero hacer, porque las posibilidades son infinitas". 

Lea todas las noticias de Juego de Tronos aquí.

Etiquetas
Comentarios