Despliega el menú
Comunicación

Twitter

Las redes sociales convierten a las polillas en plaga

La repentina aparición de las mariposas plusias ha sembrado la red de comentarios y bromas.

Este año parecen haber surgido de forma abrupta y masiva con los primeros días caldeados
Las redes sociales convierten a las polillas en plaga
J.M. MARCO

Ni es una plaga ni es una polilla, al menos no la que se ajusta a la descripción de insecto perjudicial para ropa y alimentos en entornos domésticos y que antiguamente se controlaba con alcanfor.

Pero la mariposa plusia (Autographa gamma) ha irrumpido como una calamidad en las redes sociales digitales, donde #polilla creció casi con la misma rapidez que en el actualmente favorecedor medio natural.

El catedrático de Zoología de la Universidad Autónoma de Madrid José Luis Viejo explicó que este tipo de lepidóptero y al menos otros dos parecidos, la catócala (Catocala nymphagoga) y la "vanesa de los cardos" (Vanessa cardui) son insectos migratorios de presencia ordinaria en toda la península ibérica y el norte de África en cuanto llega el calor, a partir de abril.

Este año, sin embargo, parecen haber surgido de forma abrupta y masiva con los primeros días caldeados, cuando eclosionan las pupas.

El elemento diferenciador, dijo, es la abundante vegetación que ha generado una primavera especialmente lluviosa. "Con el campo verde y cargado de hojas, los miles de millones de larvas en las que se convierten los huevos han sobrevivido en una concentración superior a la de otros años y también los adultos", añadió.

Las plusias, una especie polífaga y migratoria, se reproducen según buscan mejores condiciones de vida para perpetuar la especie, pero si encuentran condiciones favorables pueden retrasar su marcha, siempre hacia el norte.

Una hembra puede poner hasta 2.000 huevos y pueden completar entre dos y tres generaciones al año, entre abril y octubre.

Ese es el comportamiento "normal", subrayó Viejo, para quien "ha habido cierta histeria" en las redes ante la proliferación de plusias, llamadas equivocadamente polillas, "un término que vale para muchas especies".

Es cierto que pueden confundirse con la pequeña mariposa cenicienta que se alimenta de tejidos vegetales y algunas pieles, pero solo entre los poco curiosos, recalcó el experto, apenado por la falta de interés general en la entomología, la ciencia que estudia a los insectos.

"Ha habido mucho revuelo y poco rigor, incluso en los medios de comunicación mas formales. Los insectos son los grandes desconocidos de este planeta, los ignorados, salvo cuando se les relaciona con algún problema, aunque son la mas grande fuente de biomasa de la Tierra", agregó el catedrático.

Las plusias, insistió, son totalmente inocuas, sin ninguna incidencia negativa sobre personas ni animales ni ganado, ni sobre los cultivos, porque los adultos, que son las mariposas que ya vemos, solo se alimentan de néctar y además pueden intervenir de manera benefactora en la polinización.

"A pesar del revuelo que han desatado (en Madrid ha llegado a ser tendencia -"trending topic"- en redes como Twitter) se olvidarán de los insectos cuando desaparezcan. El tremendismo es lo habitual", recalcó apesadumbrado por la rapidez con la que se difuminan "bulos" en los canales de comunicación digital.

De la superabundancia de plusias esta temporada subrayó que "son el éxito de un ciclo de vida, son un síntoma de la vitalidad del sistema y son fuente de vida, alimento para cientos de miles de aves, reptiles y pequeños mamíferos".

"Murciélagos, vencejos, lagartos, incluso para otros insectos y como nutrientes del suelo, todos se van a beneficiar de este estupendo alimento", indicó Viejo, quien recordó que casi todo forma parte de una gran cadena trófica.

Del orden Lepodeptora y familia nocturnidae, la plusia gamma toma el nombre de la letra gamma blanca que adorna sus alas. Bien desarrollada, puede alcanzar hasta los cinco centímetros. Así de grandes son las que han atemorizado a los madrileños. 

Etiquetas