Despliega el menú
Comunicación
Suscríbete

Medios de comunicación

Los partidos británicos acuerdan un nuevo marco regulador para la prensa

El nuevo estatuto protegerá de posibles abusos sin amenazar la libertad de expresión, según el primer ministro David Cameron.

Los tres principales partidos del Reino Unido acordaron un nuevo marco regulador para la prensa escrita británica que protegerá de posibles abusos sin amenazar la libertad de expresión, según dijo el primer ministro, David Cameron

En una comparecencia de urgencia en el Parlamento tras horas de negociaciones con laboristas y liberaldemócratas, Cameron anunció un pacto para crear mediante un estatuto sancionado por la reina Isabel II un organismo de autorregulación de la prensa, con capacidad para exigir correcciones e imponer cuantiosas multas."El sistema garantizará las disculpas, multas de hasta un millón de libras (1,16 millones de euros), un organismo autorregulador con supervisores y financiación independientes, un robusto código ético, un servicio de arbitraje gratuito para las víctimas y un mecanismo rápido de gestión de quejas", enumeró el líder conservador.

Cameron subrayó que este nuevo sistema, inédito en este país -donde solo están regulados los medios audiovisuales-, se pondrá en marcha "sin necesidad de legislación", lo que garantiza la libertad de expresión, dijo, por la no intervención de los políticos.

La necesidad o no de legislar es lo que hasta ahora había enfrentado a los tres principales partidos y lo que llevó a Cameron a declarar la semana pasada la ruptura de las negociaciones con sus rivales laboristas -en la oposición- y liberaldemócratas, socios minoritarios en el Gobierno de coalición.

Sin embargo, finalmente las formaciones han llegado a un acuerdo que les ha permitido reivindicar sendas victorias y evita tener que convocar una impredecible votación en la Cámara de los Comunes.

Así, el nuevo organismo regulador no se creará a través de una ley, que es lo que rechazaban los conservadores de Cameron, si bien sí se precisarán dos enmiendas a otras legislaciones para acabar de apuntalarlo, que es el tanto que se apuntan los otros dos partidos.

Incentivos para los periódicos

Una de estas enmiendas servirá para introducir unos "incentivos" que animen a los periódicos a adherirse al organismo autorregulador de afiliación voluntaria, de manera que los que no lo hagan estarán sometidos a penalizaciones más graves en caso de pleito.

Otra enmienda determinará que el contenido del nuevo estatuto, que se someterá a sanción real en mayo, solo podrá ser modificado con la aprobación de una mayoría de dos tercios de cada cámara del Parlamento británico (Comunes y Lores).

Cameron aseguró en su intervención en los Comunes que estos cambios legislativos son para "proteger" el estatuto y no para "reconocerlo", e instó a la prensa, que en general se ha mostrado desconfiada frente a la reforma, a "hacer que el nuevo mecanismo funcione".

En un comunicado, representantes de algunos de los periódicos de más tirada del país, como 'The Daily Mail', 'The Daily Telegraph' y 'The Sun', señalaron que debían "estudiar la propuesta" de los partidos antes de pronunciarse.

Recomendaciones

El pacto alcanzado responde a las recomendaciones hechas el pasado noviembre por la llamada comisión Leveson, instituida por el Ejecutivo para investigar el escándalo de las escuchas en la prensa y que abogó por la creación de un organismo de autorregulación apuntalado por ley.

El Gobierno ordenó la puesta en marcha de esa investigación a raíz del cierre en julio de 2011 del periódico "News of the World", del imperio de Rupert Murdoch, tras la detención de decenas de sus empleados por pinchar teléfonos de famosos y gente corriente para obtener exclusivas.

Algunas de las personas afectadas por esas escuchas, que se siguen investigando, fueron miembros de la familia real, familiares de víctimas de asesinatos, los McCann -padres de Madeleine, la niña desaparecida en Portugal en 2007- o el actor Hugh Grant, que lidera la asociación de víctimas "Hacked off" y que hoy aplaudió el acuerdo.

Otra de las víctimas, la creadora de la saga 'Harry Potter' JK Rowling, se declaró "muy feliz" con la noticia del acuerdo y reivindicó una prensa libre pero a la que se le puedan pedir cuentas."Es correcto que pongamos en marcha un sistema de regulación de la prensa que asegure que actos tan horrendos no vuelvan a suceder", subrayó Cameron. 

Etiquetas