Despliega el menú
Aragón

Un reconocimiento para los que viven la Navidad en la cocina

El documental de Nestlé, ‘La cena que no ves’, quiere ser un homenaje a las personas que cocinan mucho pero disfrutan poco de las cenas y comidas de Navidad.

Imagen de una mesa navideña.
Imagen de una mesa navideña.

Las Navidades son días de estar en familia, de compartir comidas, de disfrutar de platos transmitidos de generación en generación y hacerlo rodeado de los tuyos. Eso es al menos lo que piensan la mayoría de las personas que estos días participan en estas fiestas tan especiales, sobre todo aquellas que no tienen que estar estos días metidas en la cocina, preparando los menús que el resto degustará alrededor de una mesa bien dispuesta.

Todo esto es lo que se desprende del estudio elaborado por la  compañía Nestlé España sobre las comidas navideñas, un documento que viene acompañado de documental, ‘La cena que no ves’, que ha lanzado, de la mano de la agencia Tiempo BBDO, y que quiere ser un homenaje a todas aquellas personas  que cocinan mucho pero disfrutan poco de las cenas y comidas de Navidad.

El spot, que muestra una experiencia real con 4 familias que explican cómo viven su cena, desde el punto de vista de quien cocina y de quien no lo hace, ha llamado la atención ya de miles de usuarios de internet, ya que, quien más y quien menos, se ha sentido identificado con alguno de los dos papeles que se representan en el anuncio, el del cocinero abnegado y el del comensal poco agradecido.

Lo más interesante de esta campaña está en el estudio realizado por la compañía en torno a las comidas navideñas. Según este curioso análisis, las comidas navideñas las preparan las mujeres en un 64% de los casos, frente a un 36% de menús que confeccionan los hombres. Es decir, el trabajo en la cocina durante estas fiestas sigue siendo mayoritariamente femenino.

Además, según este documento, el 42% de los individuos que cocinan no reciben ningún tipo de ayuda y esto provoca que 1 de cada cuatro se coma los platos fríos. Y no solo eso, ya que el 22% reconoce que se suele perder los deliciosos aperitivos que con tanto empeño a preparado, y si le queda algo en el plato suelen ser las sobras o lo que menos le gusta.

Pero eso no es lo peor, ya que el 12% de los consultados asegura que cuando se sientan a la mesa a comer, el resto ya ha terminado y por si no tuvieran bastante, 1 de cada 4 reconoce que ha tenido que levantarse a fregar los platos en mitad de la comida porque no contaban con vajilla suficiente para servir tanta y tan variada comida.

En el estudio también se hace referencia a un detalle demoledor, la cifra según la cual el 100% de los encuestados asegura que no siente reconocido su trabajo como anfitrión cocinero. Y no solo eso, sino que al 30%  le toca sentarse en la peor silla y más del 40% se queja de que no tiene ninguna ayuda mientras cocina.

Así que este año, si lo que quiere es tener la fiesta en paz, deje la mejor silla al cocinero, ni se le ocurra probar las gambas antes de que se sienten todos a la mesa y, sobre todo, valore y aplauda cada uno de los platos, ya sea carne o pescado. Su anfitrión se lo agradecerá infinitamente.

Etiquetas
Comentarios