Aragón
Suscríbete

Cómo evitar el robo de wifi

Impedirlo por completo es imposible, pero tomar algunas medidas aumenta la seguridad de la conexión.

Ordenador, internet, internauta
Es posible que algún vecino haya obtenido la contraseña para acceder a internet a través de su conexión

¿La conexión a internet en el hogar es lenta? ¿Su velocidad varía de forma intermitente? ¿Hay motivos para pensar que alguien le “roba el wifi”? La conexión puede ralentizarse por varios motivos y uno de los más comunes es el solapamiento de las señales al ocupar el mismo canal. Contra esto, poco se puede hacer, ya que los routers se conectan a los canales que consideran que están más libres en ese momento, por lo que las señales colisionan unas con otras, disminuyendo su velocidad.

Sin embargo, también es posible que alguno de sus vecinos haya obtenido la contraseña para acceder a internet a través de su conexión, con el fin de no pagar o, y esto es lo preocupante, obtener información personal, como datos bancarios, contraseñas, etc., o realizar acciones ilegales que pueden acarrear serios problemas, ya que el primer responsable de los actos cometidos bajo una dirección IP es el contratante del servicio de internet.Cómo evitar el robo de wifi

A continuación se proponen algunos consejos para ponérselo más difícil a los “ladrones” de wifi, aunque impedirlo por completo es imposible. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y la Oficina de Seguridad del Internauta aconsejar llevar a cabo los siguientes pasos. Cambiar la contraseña que viene por defecto. Es altamente recomendable modificar la contraseña de la red wifi por una clave propia que tenga al menos 12 caracteres y combine letras mayúsculas y minúsculas, símbolos y números. Se puede cambiar cada cierto tiempo, para complicar su obtención. Seguridad. Establecer como sistema de cifrado el WPA2, el más seguro. Cambiar el nombre de la red wifi. Los nombres asignados por defecto están relacionados con el operador y, por tanto, dan pistas sobre la posible contraseña. A la hora de elegir el nuevo nombre, es importante que no esté relacionado con la contraseña. Invisibilizar la red wifi. Es posible establecer que la red no informe de su presencia ante una búsqueda de redes inalámbricas. Así, cuando alguien busque las redes disponibles, esa red no aparecerá, ya que será necesario introducir su nombre exacto para poder conectarse. Apagar el router cuando no se va a usar durante varios días. Se evita así que alguien se conecte a esa red y, además, supone un pequeño ahorro energético. Conexiones con restricción MAC. Cada dispositivo inalámbrico cuenta con una dirección MAC concreta que lo identifica, por lo que se puede establecer que solo los dispositivos indicados en la configuración del router se puedan conectar a esa red. Aunque habilitar este filtro no impide que alguien pueda averiguar la dirección MAC de alguno de los dispositivos permitidos y, por tanto, conectarse, supone una barrera más.Cambios en la configuración

Todos estos pasos se pueden realizar modificando la configuración del router, a la que se puede acceder a través del propio navegador de internet. Existe información al respecto tanto en el manual del aparato como buscando el modelo concreto en internet. Una vez obtenida la dirección IP del router, se escribe en la barra de direcciones del navegador, que dirige al usuario a una página que solicita un usuario y una contraseña para acceder (datos disponibles en el manual del router o facilitados por el operador que preste el servicio). Ya dentro de la página de configuración del router, solo queda llevar a cabo los consejos mencionados, para dificultar todo lo posible que dispositivos ajenos se conecten a nuestra red.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión