Despliega el menú
Branded
'Hecho en los Pirineos', una marca reconocida en Aragón

'Hecho en los Pirineos', una marca reconocida en Aragón

El proyecto celebró un seminario para dar a difundir sus resultados.

Ainhoa Raso, de Tea Cegos, ha trabajado en la redacción del Estatuto.
Ainhoa Raso, de Tea Cegos, ha trabajado en la redacción del Estatuto.
Gabi Orte / chilindrón

La Diputación provincial de Huesca acogió el pasado jueves el Seminario de difusión de los resultados del proyecto ‘Hecho en los Pirineos’, inaugurado por Fernando Sánchez y Fernando Gállego, en representación de las dos instituciones socias en el proyecto, la propia Diputación y el Ayuntamiento de Huesca.

El director del Congreso del producto y la gastronomía de los Pirineos, Hecho en los Pirineos, Fernando Blasco, abrió el turno de ponencias valorando la pasada edición del mismo y adelantando las líneas maestras del próximo, que se celebrará en el Palacio de Congresos de Huesca, del 23 a 26 de marzo de 2019.

Ainhoa Raso, de Tea Cegos, coordinadora del Estatuto de Cocina de los Pirineos, impartió la charla ‘Creación de cuatro productos turísticos transfronterizos de gastronomía’, tras definir las características de la red de restaurantes francesa ‘HaPy Saveurs Restaurants’ y la oscense ‘Huesca la Magia de la Gastronomía. Hecho en los Pirineos’.

También en el apartado turístico, el francés Jean Rondet, de Sens et Territoire, expuso el ‘Modelo de valorización turística de los productos agroalimentarios artesanos. La experiencia en cuatro valles de los Pirineos’. Tras una introducción teórica sobre estos circuitos turísticos, donde se entremezclan los productores y la hostelería, abordó los temas en que trabajan actualmente – ‘Los secretos de las setas’, ‘Camino de Santiago’, ‘Bienestar y altitud’, ‘Sabores en la cima’ y ‘Los gigantes de la montaña’– y que combinan productos locales, artesanía, compras y actividades formativas, entre otros aspectos.

Jorge Asín, de la Escuela de Negocios del Pirineo, habló sobre la ‘Viabilidad de la comercialización de productos agroalimentarios artesanos de los Pirineos en ciudades alejadas del propio territorio’, seleccionado para ello Zaragoza, Madrid, Toulouse y Burdeos. Entre las conclusiones del estudio, el experto afirmó que "la presencia de los productos agroalimentarios artesanos del Pirineo, en la ciudad de Madrid, es prácticamente inexistente, únicamente se ha podido determinar la existencia de distribución en vino, longaniza de Graus, trenza de Almudevar y caviar Persé". Respecto del consumidor habitual, Asín explicó que "en edad el segmento se concentra entre los 35 y 51 años y la media en torno a los 42 años", que "resalta la importancia de la calidad y naturalidad del producto y en menor medida el precio", con un consumo de los productos "totalmente de carácter social". Como conclusiones, se expuso que los consumidores buscan en las tiendas que "los productos procedan directamente del productor; una relación y el trato personal con el vendedor; disponibilidad de todo tipo de productos; y la cercanía con la vivienda habitual".

Cédric Abadia, subdirector de la Chambre d’Agriculture des Hautes Pyrénées cerró el ciclo de ponencias, con ‘El circuito logístico de los productos de proximidad en los comedores colectivos. Conclusiones de la experiencia en Hautes Pyrénées’, nacida con el objetivo común de integrar los productos locales en las comidas de los restaurantes públicos. Posteriormente expuso el estado de la marca territorial, ‘HaPy Saveurs’, creada para "promover circuitos de distribución virtuosos de productos alimentarios en Hautes- Pyrénées", con alimentos producidos en el propio departamento, precios justos, de momento centrado en la carne de vacuno y ovino, aunque a principios de 2019 se ampliará a cerdo y pollo.

Pedro Salas, director de la AECT HP-HP, clausuró este encuentro, recalcando a modo de conclusiones que "existen elementos, como necesidades y oportunidades tan potentes, para que sigamos trabajando, colaborando, sin perder la ambición". Y recordó que ‘Hecho en los Pirineos’ ya es una marca conocida. Las instituciones "ya han cumplido con su labor" y deberán ser los productores y la hostelería quienes continúen el trabajo.

Así se creó el Estatuto de cocina de los Pirineos, un instrumento imprescindible para generar turismo transfronterizo
Uno de los mandatos del I Congreso del producto y la gastronomía de los Pirineos fue tratar de crear un Estatuto de la Cocina de los Pirineos. Durante muchos meses, diferentes profesionales han trabajado en el mismo, siendo Ainhoa Raso, de Tea Cegos, la encargada de presentar el estado de la cuestión en el pasado seminario. Así, se ha elaborado una norma de obligado cumplimiento para los restaurantes que asuman el estatuto, pertenecientes en Francia a la red ‘HaPy Saveurs Restaurants’ y en España a ‘Huesca la Magia de la Gastronomía. Hecho en los Pirineos’. Todos ellos se beneficiarán de la marca y deberán renovar anualmente su adhesión.

Pertenecer a esta red supone beneficiarse de un producto turístico muy atractivo para quienes visitan los Pirineos, muchos de ellos, turistas con buena disposición de gasto en la gastronomía local y la adquisición de productos singulares del territorio. Por ello, los restaurantes se comprometen a "ensalzar los productos de origen local con su saber hacer y ofrecer a los clientes una carta con una fuerte identidad pirenaica, destacando la autenticidad y el sabor de los productos locales". En concreto deberán incluir en sus cartas al menos tres productos locales de temporada y al menos otras tres referencias de vinos elaborados en dicha zona.

La oferta incluirá platos con productos y elaboraciones tradicionales inspirados a partir de platos de la cocina tradicional, lo que se reflejará en la carta, colaborando al menos con tres productores de la zona, e informando a sus clientes sobre dónde comprar productos alimentarios del Pirineo Central.

En busca de nuevas rutas gastronómicas
Del primer congreso surgió la necesidad de crear productos turísticos estructurados que favorezcan la cooperación y la sinergia entre los empresarios de la zona pirenaica, fomentando colaboraciones futuras, así como la competitividad y la posibilidad de comercialización de los productos gastronómicos del destino.

Así, desde ‘Hecho en los Pirineos’ se han diseñado cuatro productos turísticos, que responde a un formato que incluye un recorrido, degustación gastronómica, conocimiento de los productos y sus productores, visita incluida, añadiendo cenas o comidas en restaurantes del Pirineo: ‘Lo mejor de los Pirineos’, propone siete días de viaje en ambos lados de la frontera mientras que ‘Pirineos Educa Gastronomía’ busca el intercambio de estudiantes de hostelería. También se plantea otra ruta centrada en el trufiturismo, incluida la recolección por parte de los visitantes y ‘La Ruta de las queserías del Pirineo’, experiencia destinada a descubrir el mundo del queso pirenaico, tanto oscense como francés.

Del primer al segundo congreso: un viaje por la montaña pirenaica
A falta de poco más de cuatro meses para la celebración del II Congreso del producto y la gastronomía de los Pirineos, ‘Hecho en los Pirineos’, cabe recordar cómo fue el primero, celebrado en marzo de 2017, y pionero en situar a Huesca como sede de congresos agroalimentarios y gastronómicos. Enmarcado en el Proyecto EFA08/15 INSPYR, financiado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, "en esta cita se cuestionaba si existía una gastronomía vinculada al producto hecho en los Pirineos y, si la había, descubrir cuál era, acotarla y generar un corpus básico de dicha culinaria pirenaica", señalan desde la organización.

A su juicio, esta cita tuvo una aceptación muy alta por parte de los ciudadanos y de los profesionales, superando las expectativas previstas en el proyecto, tanto por número de asistentes a la feria y a las degustaciones, como a las ponencias y talleres, así como por el número de ponentes que participaron. La próxima edición del congreso dispondrá de cuatro ejes de trabajo, centrados todos ellos en la montaña como concepto. Así, se analizará la cocina de montaña, mostrando las iniciativas singulares existentes, tanto de los Pirineos como de otros lugares.

Otro de los ejes tratará la fruta de montaña, como símbolo de producción agroalimentaria: desde las pequeñas huertas con frutos rojos hasta la creación de licores y cervezas elaborados con ellos, sin olvidar mermeladas y dulces, esta producción pirenaica dispone de un amplio recorrido que hay que conocer y difundir. La preocupación por el producto de proximidad está ampliamente extendida en el Pirineo, favoreciendo así la economía del territorio y su conocimiento, lo que configurará el tercer eje de trabajo.

El cuarto y último eje centrará la atención en las diversas iniciativas que promueven la creación de una producción agroalimentaria especial, buscando fomentar sinergias con los profesionales de la cocina y los visitantes interesados por la agroalimentación en general y la gastronomía en particular.

Desde la organización del Congreso, agradecida con la participación del público de la pasada edición -en la que hubo más de 8.300 visitas-, han decidido que esta próxima edición se celebre también en fin de semana, para fomentar la participación en esta cita. Así pues, no faltará la muestra, venta y degustación de productos producidos, transformados, y elaborados en el territorio montañoso, principalmente en los Pirineos centrales y con especial atención a aquellos que innovan. Junto a ellos, también será importante el papel y actividad de las escuelas de hostelería, pues el futuro del sector pasa por la mano de obra y su capacidad. "Es necesario mostrar en público cómo trabajan en espacios montañosos, principalmente en los Pirineos Centrales", apuntan desde la organización.

Por último, se mantendrán los talleres, que en esta edición se diseñarán para que no se solapen entre sí y el público en general pueda acudir a todos aquellos en los que esté interesado. Versarán sobre productos, degustaciones comentadas, catas o demostraciones de cocina, entre otras especialidades.

Etiquetas