Despliega el menú
Branded
España es el único país de Europa que no cuenta con dietistas-nutricionistas en su sistema sanitario

España es el único país de Europa que no cuenta con dietistas-nutricionistas en su sistema sanitario

Incluir esta figura en la sanidad pública ahorraría más de 50 euros por cada uno invertido en tratamientos posteriores.

Incluir este perfil sanitario beneficiaría a a los grupos con menos ingresos que suelen ser más proclives a tener unos hábitos alimentarios inadecuados.
Incluir este perfil sanitario beneficiaría a a los grupos con menos ingresos que suelen ser más proclives a tener unos hábitos alimentarios inadecuados.
Freepik

El próximo sábado, 24 de noviembre, se celebra el día mundial del Dietista-Nutricionista (DMDN2018). Fecha que este año solicita la incorporación de este perfil profesional en el sistema sanitario español. Una premisa que se basa en que España es el único país de Europa que no cuenta con este perfil en su sanidad pública. En la actualidad, no existe ningún DN clínico contratado en el sistema de salud aragonés y aquellos que están trabajando lo hacen bajo contratos de proyectos o colaboraciones, pero no de forma extensible a la población. “Esta situación favorece el intrusismo laboral ya que hay otros profesionales sanitarios que desempeñan este papel”, explican desde la Presidencia del Colegio Profesional de Dietistas Nutricionistas de Aragón,  Alba Santaliestra.

La realidad es que la profesión de dietista-nutricionista, a pesar de estar regulada – Ley 44/2003, de 21 de noviembre, de Ordenación de las Profesiones Sanitarias – y  titulada – Orden CIN/730/2009 de 18 de marzo –, está disponible, en la mayoría de ocasiones, sólo en consulta privada. Una falta de recursos públicos que afecta en mayor medida a los grupos con menos ingresos que, por otra parte, suelen ser  los más proclives a tener unos hábitos alimentarios inadecuados y a desarrollar patologías crónicas. Y es que, según el Estudio de la Carga Global de las Enfermedades del años 2016, un 92,8% de muertes atribuibles a las Enfermedades Crónicas No Transmisibles, entre las cuales cabe destacar las enfermedades cardiovasculares isquémicas, accidentes cerebrovasculares, cáncer, enfermedad renal crónica y diabetes, se deben a diversos agentes modificables como son el tabaco, la elevada presión arterial, el índice de masa corporal alto, el consumo de alcohol y la elevada glucosa en sangre en ayunas sus principales causantes.

Siendo los factores dietéticos los que tienen mayor implicación en la mayoría de estas enfermedades como factores de riesgo, que podrían tener solución temprana gracias al papel de los dietistas-nutricionistas, y no desembocar en enfermedades más graves. Multitud de estudios concluyen que las intervenciones de estos profesionales son coste-efectivas y mejoran la eficiencia de los sistemas sanitarios, siendo una ventaja desde el punto de vista económico y para la salud. Por ejemplo, se ha estudiado que los dietistas-nutricionistas que ejercen en atención primaria pueden ahorrar al sistema de salud de 5,8 a 105 euros por cada euro invertido. En el medio hospitalario se ha observado que la intervención del dietista-nutricionista reduce la estancia hospitalaria (una inversión de 76 euros genera un día menos de ingreso), reduce el reingreso, evita nutriciones parenterales y reduce las infecciones relacionadas con catéter. En pérdida de peso, el coste de un dietista-nutricionista equivale a seis u ocho euros por kilogramo adelgazado (lo que resulta mucho más económico y efectivo a largo plazo, que muchos productos y/o tratamientos realizados).

Los beneficios de incorporar dietistas-nutricionistas en el Sistema Nacional de Salud

La incorporación de dietistas-nutricionistas en el Sistema Nacional de Salud supondría diversos beneficios para la ciudadanía que serían, entre otros:

Mejorar la atención sanitaria integral de todas las personas. Asegurar a toda la población española el acceso gratuito a las prestaciones sanitarias relacionadas con la nutrición, dietética y dietoterapia, en condiciones de igualdad efectiva. Contribuir de forma eficaz y eficiente a la prevención, tratamiento y curación de las enfermedades crónicas no transmisibles. Reducir el grado y riesgo de malnutrición en grupos vulnerables como infancia, juventud, mayores, dependientes, enfermos o personas en riesgo de exclusión social. Reducir el gasto sanitario a través de la incorporación de dietistas-nutricionistas en equipos multidisciplinarios de actuación sanitaria, especialmente desde Sanidad Pública, Atención Primaria, Especializada y Socio-sanitaria. Proteger a la población para evitar su acceso a profesionales sin la capacitación profesional adecuada en materia de nutrición humana, dietética y dietoterapia, y a “terapias” fraudulentas y peligrosas para su salud.Durante todo el sábado 24 de Noviembre, el Colegio Profesional de Dietistas-Nutricionistas de Aragón estará en la Plaza España de Zaragoza repartiendo información para el ciudadano y recogiendo firmas para la incorporación del Dietista-Nutricionista al Sistema Nacional de Salud, además de en su página web.

Etiquetas