Despliega el menú
Branded

Cómo decidir entre finca o restaurante

Escoger un sitio para la celebración del banquete (e incluso de la ceremonia) es uno de los primeros pasos a seguir por los novios.

Tanto las fincas como los restaurantes tienen sus ventajas e inconvenientes
Tanto las fincas como los restaurantes tienen sus ventajas e inconvenientes

Uno de los primeros pasos en la organización de una boda es buscar el lugar donde celebrar el banquete (y puede que la ceremonia). Aunque hay parejas que optan por entornos muy singulares, como playas desiertas, naves industriales o galerías de arte, la mayoría optan por fincas y restaurantes, ubicaciones más tradicionales pero con un sinfín de posibilidades. Ambos tienen sus ventajas y desventajas, si bien es cierto que la decisión final dependerá del encanto que el lugar transmita a los novios.

Por un lado, en las fincas es más fácil innovar o crear una decoración personalizada, además de ofrecer mayor privacidad, ya que suelen celebrar una sola boda al día. Estos espacios permiten también salir de la rutina y que las distintas partes del enlace se celebren en espacios diferenciados. Por ejemplo, la ceremonia y el cóctel pueden hacerse en el exterior y trasladar después la comida y el baile  a una zona interior o una carpa acondicionada. Son también espacios ideales para fotografiarse al aire libre sin necesidad de desplazarse a otro lugar.

Por otro lado, una de las principales ventajas de optar por un hotel o restaurante es que es prácticamente imposible que las inclemencias del tiempo jueguen una mala pasada durante la celebración. Otro de sus puntos fuertes es que estos espacios cuentan con cocina propia, mientras que muchas fincas funcionan con ‘caterings’ externos que realizan la comida en otro lugar y la calientan en el lugar del enlace. Además, los restaurantes suelen estar ubicados en zonas céntricas de la ciudad, lo que puede suponer un ahorro a la hora de contratar servicios de desplazamiento para los invitados.

¿De pie o sentado?

Una de las últimas tendencias en bodas es realizar un banquete tipo cóctel. Un estilo más desenfadado con el que no hay que enfrentarse al temido ‘seating’(que provoca a veces quebraderos de cabeza a la pareja) y supone un ahorro en cuanto al número de camareros. En caso de optar por este tipo de banquete, no hay que olvidarse de alguna mesa alta con taburetes o unos sillones para que, tanto los novios como los invitados, puedan descansar de vez en cuando.

Etiquetas