Despliega el menú
Branded
Suscríbete

#YoComproEnAragón

¿Por qué montar un 'e-commerce'?

Tener una tienda online en 2017 parece prácticamente obligatorio, pero evaluar los pros y los contras de este medio es fundamental para conseguir resultados óptimos.

España, líder europeo en el uso de teléfonos inteligentes
¿Por qué montar un 'e-commerce'?

Internet es, sin ninguna duda, uno de los caminos idóneos para expandir un negocio y llegar a nuevos y potenciales consumidores que quieran disfrutar de sus productos o servicios. Una puerta abierta al alcance de casi todos que permite acceder a nuevos mercados y a diferentes perfiles de consumidores.

De hecho, según datos de la plataforma aragonesa dedicada a la creación de tiendas online Palbin.com, desde el 2011 son más de 21.000 las páginas que han creado, “denotando un volumen de crecimiento muy significativo” y especifican que en el último año “el comercio electrónico en España se ha incrementado un 20,3% en el segundo trimestre del 2016 respecto a las cifras del anterior”. Datos positivos que advierten de la necesidad de tener presencia en la red sea cual sea el nicho de mercado, pues, en palabras de estos expertos, “sea cual sea el sector en el que se trabaje se puede tener una tienda ‘online’, porque, además de servir como escaparate para mostrar la información básica de cada negocio, permite llegar a nuevos consumidores”.

Ventajas indiscutibles de estar presente en la red

No cabe duda de que esta nueva modalidad de negocio tiene beneficios, cosa que conviene evaluar antes de tomar una decisión, pues puede ayudar a valorar la posible trayectoria en este medio, las ventajas que puede traer frente a la competencia y los nuevos mercados a los que se `puede llegar.

Una tienda que siempre está abierta. 24 horas abiertas y desde cualquier dispositivo, esta es una de las principales ventajas que ofrecen los negocios online, pues cada web es un escaparate único y con mucho potencial que apenas requiere costes de mantenimiento –sobre todo si se compara con el alquiler de un local en una gran ciudad– y que permite expandir un negocio hasta límites insospechados, pudiendo llegar a nuevos mercados internacionales, por ejemplo. Accesibilidad, usabilidad y navegabilidad. Todo aquel que tenga un ‘e-commerce’ debe conocer a la perfección estos tres conceptos, pues en ellos reside la clave de éxito. Si se aplican mediante las herramientas necesarias a una tienda ‘online’ se conseguirá que la navegación de los usuarios sea más sencilla y funcional, dos factores que todo el mundo valora cuando evalúa una web y que invitarán a los clientes habituales, y también a nuevos, a seguir visitando el ‘e-commerce’. Nuevos canales de comunicación. Una de las ventajas del ‘e-commerce’ es que permite tener un negocio omnicanal o multicanal que conecte internet y la tienda física, haciendo posible que los clientes puedan devolver un producto que, por ejemplo, han comprado previamente por la web. Y es que, gracias a internet, son muchas las barreras comerciales que se han derribado, dando la posibilidad a comercios locales de vender en cualquier parte del mundo.¿Cómo minimizar los obstáculos del comercio online?

Aunque los pros que ofrece el ‘e-commerce’ sobre el comercio tradicional son muy atractivos, es conveniente conocer de primera mano los contras para valorar la estrategia que más conviene a cada negocio, pues uno de los errores en los que más se suele incurrir es pensar que una tienda online no requiere que se cuide y actualice con asiduidad, cuando es todo lo contrario. Por eso, no debe olvidarse nunca que las ventas solo se conseguirán con trabajo, dedicación y paciencia.

Uno de los inconvenientes que más suele frenan a los clientes es el tipo de relación que se establece con el comercio, pero si la web está bien trabajada la comunicación puede ser muy fluida y humana (ya sea a través de redes sociales, del teléfono o incluso del WhatsApp). Además, existen nuevas formas de comunicación, como por ejemplo, los chats en vivo con los clientes, lo que hace que el trato sea tan cercano como una tienda física.

Bien es cierto que la dificultad para probar un producto cuando solo hay tienda ‘online’, los trámites de devolución y el miedo a ser estafado suelen frenar a muchos compradores, pero con el avance de las tecnologías y la ayuda de expertos estos tres contras pueden convertirse en pros, pues los clientes valorarán positivamente la ayuda, creándose de este modo la fidelidad necesaria para dar estabilidad a una 'e-commerce'.

Etiquetas