Despliega el menú
Branded

Tres actuaciones. tres formas de ayudar

La línea Iniciativa Ayuda de Ibercaja ha desarrollado diversos proyectos en las tres provincias aragonesas en los que se atiende a los grupos sociales más desfavorecidos.

Teruel: asistencia y cuidados para los más mayores

Los mayores ocupan un lugar destacado en los proyectos sociales de Ibercaja. Un ejemplo de ello es la residencia turolense Ibercaja Padre Piquer, que sirve, desde 1972, como vivienda temporal o permanente a personas mayores que no pueden vivir solas.

En ella, compañía, cuidado, asistencia personal o actividades lúdicas forman parte del día a día de los más de cien residentes que se encuentran en este centro de mayores.

La residencia cuenta con 76 habitaciones, todas ellas con baño adaptado, y con una amplia gama de servicios, entre los que destaca una asistencia continuada durante las 24 horas del día. Además, se han establecido nuevas tarifas en la residencia, más ventajosas, que parten de los 950 euros.

Su ubicación es privilegiada, pues se encuentra al lado del Hospital Obispo Polanco y a escasos metros del parque de Los Fueros y el parque de La Estrella.

Huesca: donde todos tienen un plato y un techo

Ibercaja llega también hasta la capital oscense. En este caso, el albergue municipal y el comedor de transeúntes son los receptores de una ayuda de 120.000 euros que facilita que muchas personas sin recursos puedan comer todos los días, así como atender las demandas de aquellas personas sin hogar.

El origen de esta colaboración se remonta a un convenio que el Ayuntamiento de Huesca e Ibercaja han renovado este año con un objetivo muy claro: que todo el mundo pueda disponer de un alojamiento temporal y un plato de comida. La alcaldesa de Huesca, Ana Alós, destacó en el acto de renovación «el esfuerzo y colaboración» de la Obra Social, ya que su aportación supone un «apoyo fundamental» para el desarrollo y la actividad de estas dos necesidades.

Hasta junio, el número de personas que acudieron al albergue era de 3.615, mientras que son más de 14.000 los servicios de comedor que se dieron.

Zaragoza: un lugar para que los más pequeños aprendan y jueguen

Un total de 67 niños llenan cada mañana el patio del recreo de la guardería Nuestra Señora Virgen de la Paz, que ya ha cumplido 45 años de historia. Ubicado en el barrio zaragozano de La Paz, el centro pertenece a la orden religiosa Pía Unión Luz de Cristo y cuenta con tres aulas donde se imparten tres horas de clase diarias... y un sinfín de juegos.

El centro, en el que trabajan seis personas –profesores y un técnico en educación infantil– permanece abierto desde las 9.00 hasta las 18.00. Como subraya Mari Carmen Román, su directora, «hay muchísima demanda y muchas personas en lista de espera».

La labor social prima sobre la finalidad económica en este centro, que, desde el año 2002, recibe una ayuda anual de 5.000 euros por parte de Ibercaja: «Es un apoyo que nos viene de cine. También nos ayudan mediante la entrega de alimentos todos los años», señala Mari Carmen.

Volver a la portada de Ibercaja Obra Social

Etiquetas