Despliega el menú
Blog

Blog - La voz de mi amo

por Matias Uribe

la voz de mi amo

Divertimentos contra el coronavirus

Cine, libros, revistas, conciertos... rellenan estos días el confinamiento al que nos ha condenado el maligno bicho con corona de maldad y muerte.

Doblete de Emma Suárez que se lleva dos Goyas
Doblete de Emma Suárez que se lleva dos Goyas
Agencias

Días atrás, mis colegas del HERALDO me pidieron que les detallara alguna recomendación musical para entretener estos días de enclaustramiento al que nos ha condenado el maldito virus con corona de maldad y muerte. Buena petición, no ya por mí o por mis entretenimientos, o divertimentos, como yo los denomino, sino porque en boca de otros pueden ser, y de hecho lo son, una provechosa e interesante fuente de intercambio de conocimiento e ideas. No hay más que seguir la sección que cada día aparece en la sección de Espectáculos para darse cuenta del interés del intercambio y de la sed que despiertan las propuestas de cada cual, ya sea en lo literario, en lo musical, en lo cinematográfico, en lo artístico… Me ha sorprendido, por cierto, muchísimo y muy gratamente la elección de Springsteen con Tom Morello en 2009, en el Madison Square Garden, por parte de un dúo femenino de música clásica de cámara, denominado Gavarnie Ensemble y formado por dos hermanas oscenses en París. Para que se vea que la música no tiene fronteras. Gracias, Antón por el descubrimiento.

Es por ello por lo que, con agradable aquiescencia de mis colegas, pedí que se me dejara salirme de los cauces estrictamente musicales y así detallé algunos de los divertimentos que me han ocupado algunos días de atrás y otros que me siguen ocupando los actuales. A saber:

1.-‘About Love’. Sobre la raíz del folk británico de los 70 y con ecos de Cat Stevens, una apología de la sensibilidad a lomos de cuerdas, piano, guitarras, mandolinas, voz, coros femeninos… y una maravillosa exacerbación de la melodía. Abrumador paisaje melancólico pintado en un disco EP que firma Will Cookson, productor, compositor, escritor de bandas sonoras, cantante y no se sabe cuántas cosas más, pero un completo desconocido. Lástima, sus cuatro elepés son delicias turcas (por placenteras). Y este EP, una maravilla melódica. Ojo a ‘Haze’: celestial.

2.-‘El séptimo sello’. Bergman, la peste, la religión, la duda, la muerte. Un clásico del cine europeo, y del sueco en particular. En plan masoca, lo volví a desempolvar por enésima vez unos días antes del ‘estado de alarma’ y volvió a impactarme, como lo hizo la primera vez que lo vi, con 16 años, en un cine-fórum que dirigió el inolvidable Joaquín Aranda, crítico musical y cinematográfico del HERALDO con el que luego, en la Redacción del periódico y fuera, trabé una amistad profunda; lo que con él era facilísimo, dada su bonhomía, su humor socarrón, su sencillez, su amena charla y su gran capacidad intelectual, amén del ‘culturón, que almacenaba en su cerebro. Lástima, se nos fue hace ya unos cuantos años. Como se nos fue, ya es mal pelo, Max von Sydow a los dos o tres días de volver yo a ver la película. Sydow es el protagonista de la película. Las escenas de su partida de ajedrez contra la muerte son tan memorables como inquietantes.

3.-Mezzo Live HD. Un canal extraordinario de TV de patente francesa que se emite en diversas plataformas. Exclusivamente jazz, ópera, ballet y música clásica en directo. Todo el día. Y en ‘full HD’. ¡Qué gozo! Repiten muchos conciertos y muchas óperas, pero esto en la música no es un hándicap sino una bendición, especialmente cuando algo te atrapa. La versión del Don Giovanni mozartiano transmitida hace ya más de un par de años desde la Monnaie de Bruselas sigue golpeándome el cerebro. Tan atrevida que hasta casi rayaba en lo pornográfico. Seguramente que algún día de estos volverá a saltar a la pantalla; ya digo, suelen repetir mucho determinados programas. Lo de la alta definición en 1080, o sea, ‘full HD’, es un aliciente fantástico para seguir el canal (no confundir con Mezzo a secas). En España lo emite Movistar Fusión por satélite.

4.-‘London Calling. Live in Hyde Park’. Una inmensa actuación de Bruce Springsteen en 2009. Me reconcilié con él tras su titubeante década del 2000, con los volantazos de las Seeger Sessions, la vuelta a lo acústico Devils & Dust y el, para mí, peor álbum de su historia, Magic. El concierto de Londres al que me refiero lo tenía en DVD, pero hace unas semanas, obseso como soy de la alta definición, y además a precio asequible, me hice de nuevo con este concierto en blu-ray. Espectacular en imagen y en plasmación televisiva, con numerosas tomas de público en medio de un ambientazo colosal ante más de cien mil personas. La cosa, la captura del público a cámara abierta, daba para ello al celebrase la actuación a plena luz del día, algo muy habitual en las islas y completamente atípico por aquí. Y es que en las taifas hispanas si no hay lucecicas, rayos lásers, pantallas gigantes, nocturnidad y alevosía como que no, pero los británicos, ya se sabe, son de otra pasta. Como lo es el Boss cuando se sube a un escenario. Aquí estaba a punto de cumplir los sesenta tacos, pero quién lo diría. ¡Qué miura del rock! Estos días, por cierto, el mismo Boss, uniéndose a la ola de solidaridad cultural que ha desatado el coronavirus, lo ha colgado gratis en Youtube.

5.-‘Tu nombre envenena mis sueños’. De vez en cuando releo unas páginas de esta novela de Joaquín Leguina. Me encanta su ingeniosa estructura narrativa y la prosa del que fue presidente de la Comunidad de Madrid y personaje relevante del socialismo español. No me lo podía imaginar, pero cuando hace un tiempo leí la novela me quedé asombrado por lo que relata y cómo lo relata, haciendo hincapié en un asunto que, me temo, o seguramente me equivoque, no ha sido estudiado profundamente por los historiadores: el quintacolumnismo, es decir, toda aquella gente de la derecha ultra, falangistas sobre todo, que embozados en el Madrid republicano de la guerra se dedicaron a perseguir y a matar al rojerío, atentando tanto directamente como de forma colectiva en bares y terrazas con tal de fumigar la plaga sociocomunista. Obviamente, unido a esta novela está la película del mismo título que sobre ella levantó Pilar Miró en 1996, película que vi hace unos años con tremendo interés y que estos días he vuelto a revisionar con el mismo interés, tanto por el fondo histórico como por la trama policiaca que plantea y el relumbrón de Emma Suárez, llenando la pantalla en la que creo que es su mejor película. Se la sigue vapuleando, pero a mí, ya digo, me encanta (la película y talento actoral de la bella Emma). Otra cosa es el dudoso recreacionismo histórico y la forma tan expresa con que Leguina enseña su patita sociata (ahora, bien atemperada ante el empentón sanchista), pero buena es la polémica. Si hoy existieran las sesiones de cine-fórum este sería un buen cebo para debatir sobre el pasado y sobre la guerra civil española.

Por supuesto, no son o han sido, estos los cinco divertimentos que me han ayudado o me ayudan a pasar más confortablemente la reclusión total en casa. Hay más. Por ejemplo, ando desbrozando los viejos ejemplares de un periódico-revista de tirada nacional que fundé en el año 80, Disco-Actualidad, en busca de alguna entrevista que hice a diversos componentes de la llamada Movida madrileña que unidas a las muchas que hice para el HERALDO dio como resultado que uno sea, y no es petulancia, sino realidad pura, el único periodista nacional que haya entrevistado en papel a casi toda la Movida madrileña e incluso a la periférica en sus primeros tiempos, cuando nadie era todavía nadie en el mundillo musical y menos en el de la fama. Desde El Aviador Dro a Parálisis, Alaska, Radio Futura, Loquillo o los mismos Mecano.

Disco Actualidad.
Disco Actualidad.
Matías Uribe

Más de medio centenar de entrevistas. Mis buenos amigos Miguel Mena y Agustín Sánchez Vidal me han animado a emprender un libro con aquellas aventuras y la fotografía que saldría de ellas, tanto musical como social y política (resulta enternecedor leer hoy un titular dejado por Eduardo Benavente, la bestia parda del pop gótico español: “Con Fraga estaríamos mejor”), pero ya veremos la urdimbre que tiene todo esto, y si es posible. Al menos, para mí, no es mal divertimento.

Y ya no doy fe de algunos más para no abrumar, pero sí quiero invertir la petición y relanzarla a quien se acerque a este blog. ¿Cuáles son tus divertimentos con los que estás matando al bicho? Bien aquí, en esta página, o en mi Facebook, serán recibidas todas cuantas propuestas lleguen. Serán una forma culturalmente muy nutritiva para ampliar la red arterial que los colegas de HERALDO han creado tan atinadamente estos días en el diario de papel.

Etiquetas
Comentarios