Despliega el menú
Blog

Cuarta Dimensión

" Yo, me lavo las manos"

Ante la llegada del coronavirus los responsables sanitarios a nivel mundial nos animan a realizar este higiénico gesto por nuestra vida y salud.

Lavarse las manos correctamente previene más de 200 enfermedades.
Lavarse las manos correctamente previene más de 200 enfermedades.

Desde el "lavado de manos" de Pilatos ante Jesucristo, esta acción que ejemplifica traspasar la responsabilidad a otros, ha pasado por muchas "manos". La hemos visto en política, en la economía y, lamentablemente, en la vida diaria. Hoy, ante la llegada de este virus maligno que viene con "corona", todos los responsables sanitarios a nivel mundial, no solo aconsejan, si no que obligan a que realicemos este higiénico gesto, por nuestra propia salud y vida.

Pero es curioso observar como, a lo largo de la historia, fue cambiando el sentido de dicha frase y su correspondiente acción. A principios del siglo XIX, a los hospitales, sobre todo de maternidad, se les llamaba "la casa del crimen", haciendo alusión a la gran mortalidad de mujeres que iban a parir, dado un claro desconocimiento por parte de los médicos, de las más elementales de asepsia y antisepsia reinantes. Los primeros médicos que llamaron la atención sobre el tema y descubrieron el origen del problema, fueron apartados, silenciados y hasta repudiados por la otrora "casta médica". La importancia del lavado de las manos aún no era comprendido por todos los doctores y el personal que trabajaba en las instituciones médicas.

El padre de la microbiología Louis Pasteur, en un seminario de la Academia de Medicina de Francia (1879), se vio compulsado a protestar ante las palabras de un orador que dudaba de la diseminación de las enfermedades a través de las manos de los médicos. Pasteur pronunció: “lo que mata a las mujeres de fiebre de parto son ustedes los doctores que llevan microbios mortales de una mujer enferma a otra sana... Si yo tuviera el honor de ser un cirujano me lavaría mis manos con el mayor cuidado”.

Y así se fue haciendo historia y ganando vidas. Hoy nos recomiendan que de forma urgente y cotidiana, sin la responsabilidad de un cirujano, tengamos que hacer frecuente esta acción. Pero, por favor, no confundir el lavado de manos con el "lavado de dinero" que, aunque parece que sí se ha puesto de moda, pero de una manera fraudulenta, quizá nos veamos obligados a lavar las monedas y los billetes, pero por una cuestión higiénica...

Etiquetas
Comentarios